jueves, 7 de junio de 2007

Los Secretos del Éxito

Confesión: He conocido de cerca el fracaso de más de una adopción.

Defino el fracaso no sólo como una adopción que acaba con la ruptura total de la relación padres/hijo sino también de la familia que simplemente no encuentra la fórmula para estar feliz.

También sé que muchismas familias creadas o ampliadas por la adopción son felices - y esto es lo que me interesa. ¿Cuales son las claves de su éxito?

Seguro que hay muchas - pero quizás empiezan con lo que los expertos llaman "el apego" y factores relacionados. El apego tiene todo que ver con el cultivo de relaciones fuertes con nuestros hijos (adoptados o biológicos).

Como madre adoptiva, por un lado me interesa mucho algo que viene antes del apego, que llaman "los vínculos" - que los niños suelen formar durante sus primeros 6 meses de vida. Me interesa porque perdí esa etapa de la vida de mi niña - y quiero estar atento por si hubiera cualquier déficit porque que hay cosas que se puede hacer para intentar remediarlo.

Por otro lado me interesa "el apego" - que tiene que ver con todo lo que construyes sobre esos primeros vínculos - la relación de amor, cariño y complicidad entre padre/madre e hijo/a.

Para entender estos conceptos mejor, me gustaría traduciros una página del libro "Real Parents Real Children" (Padres Verdaderos Hijos Verdaderos), escrito por Holly van Gulden, especialista en adopción, y Lisa M. Bartels-Rabb, periodista:

"...Cuando empezamos a hablar sobre el lazo entre padres e hijo/a estamos hablando de 'el vínculo' y 'el apego'.

Muchas veces los profesionales y la literatura sobre este tema utilizan los términos 'vínculo' y 'apego' de forma intercambiable. En realidad una relación sana entre padres e hijo/a está compuesto por tres partes distintas:

confianza, que normalmente se llama 'el vínculo';
interacciones postivas;
y reclamación y pertenencia.

Como las tres patas de un banquito, la ausencia o el déficit marcado en cualquiera de estas áreas puede crear una instabilidad en la relación padres/hijos.

Un vínculo es el lazo inicial de confianza que el niño tiene con la madre (parent). El vínculo se establece cuando el cíclo de vinculación, que consiste en la satisfacción de las necesidades del bébe, se completa con éxito una y otra vez, en principio durante los primeros seis meses de vida. Una vez que un niño ha creado un vínculo con una cuidadora, por ejemplo una madre biológico o una de acogida, el vínculo se puede transferir a otro cuidador: un padre adoptivo. El ciclo de vinculación establece confianza; una vez que el niño durante su infancia ha aprendido a confiar en una persona, tiene la capacidad de confiar en otros también...

...Volviendo a nuestra imagen del banquito con tres patas, el apego representa dos de las patas: interacción positiva y, reclamación y pertenencia.

Los vínculos y el apego también se puede imaginar como un cuerda gruesa y elástica para practicar los saltos de "bungee". El ciclo de vinculación, completado con éxito una y otra vez 'engancha' bien la cuerda, manteniendo padre/madre e hijo/a juntos. Los enganches en cada extremo de la cuerda son el vínculo; la cuerda entre ellos es el apego. Mientras el niño madure, la cuerda, o el apego, se hace más largo y fino, estirándose para acomodarse al creciente independencia del niño. Acontecimientos de la vida también afectan el apego. A veces la cuerda se encoge - por ejemplo cuando una madre ayuda a su hija adolescente prepararse para una gala - la cuerda se encoge mientras la madre e hija se sienten íntimas. Otras veces se estira, por ejemplo mientras la madre del niño pequeño este hospitalizada durante varias semanas. Un lazo fuerte y cariñoso entre padre/madre e hijo/a da elasticidad a la relación para que pueda durar durante separaciónes y factores estresantes. Ese lazo cariñoso y elástico es clave para un apego sano..."

Bueno, me gusta mucho esta descripción. Estoy encontrando libros interesantísimos sobre el apego (Attachment, en inglés, por sí alguín quiere verlo por Internet también en inglés porque muchos de los estudios y libros sale en esa idioma). Hay un libro excelente en español. Es quizás el libro sobre la adopción que más me ha gustado hasta ahora. Se llama "La Adopción Una Guía Para Padres" por Carmen Barajas y otras (sí - dice simplemente "otras", no sé porque). Está escrito para familias que han hecho una adopción nacional pero yo, que he hecho una adopción intercional, lo encontré muy interesante porque pienso que hay muchas cosas que se puede aplicar a cualquier adopción. También, si tu hijo/a ha estado en un orfanato o no fue bebé cuando le adoptaste, este libro te interesará bastante.

4 comentarios:

Roberto Pili dijo...

Hola Brenda:
me gustaría, pero creo que nos sería muy útil a todos, que sigas en la confesión :-)) y nos contaras algo más de los fracasos que has conocido, una especie de introducción a lo que NO hay que hacer, o de lo que se ha hecho mal en aquellos casos.
No hay nada mejor que el ejemplo para poder aprender y evitar de cometer los mismos errores!!

un saludo
Roberto

Brenda dijo...

He decidido que lo haré. Me va a costar un poco, porque una de mis historias es muy personal, pero creo que hace muchísima falta compartir esas experiencias e intentar ver si hay algo positivo y constructivo que podemos sacar de estas situaciones.

Otra cosa - hice un error en el título del libro de Carmen Barajas que recomendé. Lo he cambiado en el blog - pero aqui también rectificaré. Se llama "La Adopción Una Guía Para Padres".

José Luis dijo...

Nuestras hijas tenían una fuerte falta de estimulación pero en poco tiempo se recuperaron y han ido siempre a mejor hasta hoy en día (toco madera) Sus relaciones afectivas con nosotros están muy normalizadas (al menos son similares a las de los hijos de familias de mis hermanos y amigos) Son muy cariñosas (y pegajosas en muchas ocasiones :-) y hasta ahora no hemos visto ningún detalle que nos haya puesto en alerta.(con la mayor ya son unos cuantos años y ahora lo siguiente será la temida adolescencia) No obstante es muy bueno conocer otras experiencias y saber lo necesario para no cometer errores.
Gracias Brenda por compartir lo que sabes.

Saludos.

Brenda dijo...

Gracias a los dos por los comentarios.

Me alegro saber que todo va tan bien con tus hijas José Luís - pero la verdad es que no me sorprende - viendo el blog tan fantástico que tienes (www.pasionporchina.blogspot.com), el interés que muestres por todo lo relacionado con las raices de tus hijas...

Hay otra cosa, hablando de los "vinculos" y el "apego" y estas cosas - y es que he pensado que la familia mediterranea (sé que estoy generalizando) podría tener ventaja en estas cosas porque las familias tienen una forma muy especial de ser pendientes el uno del otro - y sobre todo de los niños y los jovenes (y los no tan jovenes si pienso en los cuarentones que he conocido tan agustos en casa de sus padres :)). ¡De verdad, por lo que he visto muchos de los lazos afectivos "Made in Spain" son de calidad superior!

La verdad es que mucho de lo que estoy leyendo sobre apego describe esa forma de "estar pendiente" que he conocido aqui. Mientras en estados unidos y el norte de europa (sí, que estoy generalizando) dan más valor a crear una independencia en el niño desde muy pequeño - y quizás en niños que han sufrido alguna déficit eso no funciona.

Así que no sé hasta dónde tendrá relevancía aqui - pero, el libro en español que mencioné "Adopción una guia para padres" también habla bastante de ello (pero ese libro está hablando de niños adoptodos cuando son mayores y ya tienen déficits importantes de cariño y amor). Lo lógico es que - como no podemos generalizar - hay familias aqui también que necesitan ayuda para trabajar mejor los lazos afectivos con sus hijos.

Bueno, pienso que es importante incluirlo por si a alguién le interesa - así que pienso hacer bastante más sobre ello... pero también sobre muchos otros temas.

Me ha interesado mucho saber que tus hijas están bien después de tan importantes déficits. La mía vino de una familia de acogida y su estado físico fue impecable. Sin embargo noté una falta de seguridad en si misma - que no pudo separarse de nosotros para nada cuando estuvimos fuera de casa, siempre la tenemos pegadísima. Como tengo 3 niñas más - me pareció que eso no fuera exactamente normal (después de casi 3 años).

Leyendo sobre el apego me hizo ver que necesitaba trabajar más el lazo entre nosotras dos (que tengo la tendencia de animarles a todo el mundo a ser super independientes). Desde que empecé a cambiar mi táctica, la situación ha mejorado bastante - ¡y somos las dos más felices! (Que es lo más importante.)