martes, 23 de octubre de 2007

Matices Culturales

(Foto - hacer clic aquí)

Mi propósito general en las páginas de este blog es ofreceros vistas de lo que están publicando en el mundo anglosajón - en inglés - sobre la postadopción y también hablar de ideas y tendencias en general.


Creo que hay información en inglés que es útil e importante para nosotros. Sin embargo, estoy consciente de que hay diferencias culturales entre los norteamericanos, por ejemplo, y los españoles (y los europeas en general). A veces pienso que estas diferencias podrian afectar como debemos de interpretar la información que recibimos sobre algunos temas de adopción.


Por ejemplo, hablamos mucho del "apego" - incluso en libros españoles sobre la adopción se habla del apego y de la importancia de crear vínculos fuertes con el niño.


Cuanto más aprendo sobre apego más convencida estoy de que algunos valores culturales que predominan aquí en españa podrían daros una ventaja importante sobre lectores de E.E.U.U., por ejemplo, en cuanto a la creación de vínculos fuertes entre padre e hijo.


Estoy hablando en términos generales, pero lo que he observado en mis años aquí en España es que hay menos énfasis en que un niño sea independiente e autónomo desde muy pequeño. De hecho algo que me chocó muchísimo desde que la mayor ha entrado en el colegio fueron las charlas que dan en los colegios animando a los padres a confiar más en los pequeños para hacer las cosas ellos mismos. Cuando intenté averiguar el motivo de tales charlas, me explicaron que habían niños llegando al colegio que esperaban que el profesor les hiciera todo, todo y todo...


No estoy criticando - al principio no sabía que pensar, pero con los años, he visto que hay algo muy bonito en ese "cariño mediterráneo" que tiene detrás unos "padres pendientes" (un término que utilizáis aquí y que díficilmente se sabe transmitir en inglés con el mismo sentido). Pienso que, junto con otros factores, hace que una persona crezca con una seguridad extraodinaria.


Lo fascinante es que en mis libros que hablan de como fomentar el apego, es que tengo la sensación de que están sugiriendo que hago cosas que veo a los padres españoles haciendo de forma natural.


Por ejemplo, animan a los padres que durante un tiempo les hagan muchas cosas para sus hijos (recien llegados, por ejemplo) incluso darle de comer si es pequeño. Tenéis que imaginar que una madre en E.E.U.U. aprende a dejar que el niño come sólo desde que tiene meses - dándole trozos de fruta, carne, pastas, lo que sea para que los coga con los dedos. Nos inculcan el idea de que cuando el niño deja de demostar interés en lo que tiene delante que ya está - no intentes animarle a seguir comiendo.


Imaginaros mi sorpresa cuando llegue aquí - madre primeriza - para ver a una amiga dándole a comer a su hija de 3 años. Estaba escandalizada.

Hoy día - doce años después - doy de comer tanto a la de 3 años como a la de 4 - y, les animo a comer todo, de todo y bien. ¡Me habéis convencido!


Bueno, esto puede parecer un detalle - pero creo que no lo es. Por lo que yo he visto, aquí en España hay un millón de pequeñas cosas que hacéis daros cuenta, que ahora los expertos nos están diciendo son importantes para fomentar el apego. En cambio hacer esas mismas cosas para un niño puede ser "mal visto" en mi país natal, porque tradicionalmente valoramos un individualismo (quizás) extremo y estamos muy enfocados en hacer independientes y autónomos a nuestros niños desde edades tempranas.


Con esto no quiero sugerir que en España no hace falta hablar de apego con padres adoptivos. Lo único que quiero decir es que pienso que hasta cierto punto quizás el apego será un asunto menos alarmante aquí en este país (por lo menos cuando estamos ante un niño sin problemas de apego que simplemente necesita crear una relación fuerte con sus nuevos padres) de lo que se ve en los libros y páginas web de E.E.U.U. - simplemente porque para muchos padres aquí, hacer las muchas cosas que crean apego podría ser tan normal y natural que ni se dan cuenta de lo que están haciendo.


En los próximos años - cuando los niños de aquí llegan a ser mayores y quizás haya más datos de los estudios que están llevando a cabo ahora mismo - sabremos más.
Mientras tanto, me gustaría compartir una cosita mas - MUY INTERESANTE. He leído que la tasa de fracaso en las adopciones aquí en España es alrededor de 1,5% - si miramos SOLO las adopciones que acaben en ruptura total. Pues, según "La Guia de la Adopción para Periodistas" del "Instituto para la Información sobre la Adopción" en Estados Unidos la tasa de "disolución", es decir "ruptura total" es entre 10% y 20%.
Es otra tema que requeriría más estudio para entenderlo bien. A primera vista, lo único que puedo pensar es que podría influir factores como el hecho de que hay tantas adopciones de niños procedentes del sistema nacional de acogida y que esos muchas veces han sufrido mucho antes de llegar a sus familias... Allí achacan el problema en parte a la falta de control sobre las adopciones mismas y luego una falta de apoyo postadopción. Me pregunto si también hay algunos factores culturales escondidos por allí...

7 comentarios:

Mercè Vilaseca dijo...

Creo que le factor cultural es importante para entender el significado de la misma palabra en un país o en otro. Pero lo realmente importante es que el vínculo con nuestro hijo (adoptado o biologico) se haga, y se haga bien. Esto requiere una dedicación, una entrega, un estar a su lado, acudir cuando nos necesita, interpretar sus lloros, sus risas....Además en España somos bastante "achuchones", nos gusta dar abrazos y besos, tener contacto físico...tan necesario para establecer ese vínculo. Ese vínculo con nuestros hijos tambien es una cuestión de piel.

Maria Jesus dijo...

Lo primero enhorabuena por tu blog. Al hilo de lo que comenta Mercé, de lo achuchones que somos, a mí también me sorprendió un comentario sobre el apego que leí no recuerdo donde: el autor animaba a abrazar y besar a los niños a menudo, incluso en público...¡Dios mio! pensé, ¿hay algún padre que pueda dejar de dar besos a sus hijos?. Soy una besucona, lo confieso
Respecto a las estadisticas de fracasos en adopciones, quizá también haya que tener en cuenta el hecho de que EE.UU. llevan muchos años en esto de la adopción si lo comparamos con los pocos años de experiencia de España.
Un saludo
MJ

Brenda dijo...

Muy interesante vuestras comentarios. Me interesa tanto saber como lo veís vosotros.

Yo veo todavía - después de tantos años - un poco "desde fuera" porque viví tantos años (casi 30) en E.E.U.U. antes de venir aquí.

SÍ - lamentablemente, creo que hay padres que no saben dar besos y abrazos a sus hijos. Os tengo que contar una anéctoda que no vaís a creer.

Cuando estaba trabajando en la Universidad en E.E.U.U. dándo clases para adultos, un día tuvimos una sesión informativa hecho por la director del "Departamento de la Mujer" sobre las formas correctas y no correctas de mostrar afecto a los alumnos. Bueno, no estuve explicando la importancia de NUNCA tocar un alumno sin su consentimiento - y nos comentó que incluso a sus proprios hijos (que me acuerdo que no eran tan grandes) se estaba disciplinando a si misma a "pedir su consentimiento antes de darles besos o abrazos". ¡Uff!

Incluso entonces me pareció una exageración - pero ya para entonces llevaba años estudiando fuera y mezclandome con personas de todo el mundo - así que también me sentí un poquito fuera en mi propio pais...

No todo el mundo en USA es como esa mujer - y no es que no queremos a nuestros hijos. Queremos a nuestros hijos igual que todos los padres en el mundo pueden querer a sus hijos y tenemos nuestras formas de demostrar nuestro afecto - pero es distinto.

Personalmente, mi opinión es que la forma de demostrar el afecto que he conocido aquí en españa es superior - si, he dicho superior. Lo digo porque me he esforzado para hacer como vosotros y me encantan los resultados. Me gusta muchísma la forma de hacer familia aquí.

Hay tantas cosas que hacéis aquí de forma natural que haría a cualquier niño sentirse como parte de la familia.

Me acuerdo que cuando estuve estudiando un año aquí - en Alicante y Seville - viviendo con dos familias distintas, que en cada casa llegúe a sentirme como parte de la familia. Fue maravillosa. Sabían incluirme de forma tan natural...

Es una ventaja muy grande que tenéis...

pepa dijo...

Interesantísimo tu blog, Brenda.

Llevo una temporada siguiéndolo y siempre me aporta algo nuevo: un enfoque distinto, una opinión cualificada, un motivo de reflexión... lejos de la visión almibarada de otros foros.
Haces un trabajo de búsqueda e investigación que es impagable para todos los que estamos en el mismo camino vital.

¡Muchas, muchas gracias!

En especial, me ha encantado esta última entrada. Nunca se besa y abraza de más a un niño, aunque a ellos, en determinadas etapas de su crecimiento o situaciones les pueda resultar un incordio tener una mamá "achuchona" (recuerdo el hijo de una amiga que a partir de los 6 años le prohibía besarlo al recogerlo en el colegio, no la fueran a ver sus compañeros ja,ja).

Supongo que conoces la "terapia del abrazo forzado". Algo tendrán los brazos de papá y mamá cuando han hecho una terapia de ellos...!

Un cordial saludo.

Brenda dijo...

¡Gracias por el apoyo moral!

De verdad, disfruto haciendo este blog.

Verdad - no se puede dar demasiados besos y abrazos a los niños.

He estado haciendo una lista de varias diferencias culturales que creo que afectan la información que recibimos sobre la adopción. Formarán otra entrada próximamente.

Mientras tanto, quiero seguir insistiendo que a pesar de que podrían haber factores culturales que afectan la forma en que utilizamos la información que recibimos, todavía creo que es importante conocer todo lo que hay sobre la adopción - por que si hay una cosa acertada, es que nuestros niños vienen con "una capa extra".

El desafío será utilizar los datos y la información que nos llega de una forma compatible con la manera que tenemos de interpretar la vida en este rincón del mundo.

A veces pienso que "los Mediterraneos" no sólo tenéis una dieta para exportar al mundo, sino una forma de relacionarse y quererse que también podría dar un valor añadido al mundo.

Bueno, hasta pronto!
Brenda

CARMEN dijo...

Hola a todos, quería dar un poco mi opinión sobre el apego.
Soy madre adoptiva y desde luego tuve que ponerme al día, sobre costumbres del pais de mis hijas para poderme comunicar correctamente.
Una cosa que me chocó, es que el contacto físico no es lo mas habitual, besos, abrazos, achuchones sin fin. La primera barrera.
Otra que me chocó es que el amor máximo demostrado entre madre e hija es que, la madre de comer con sus manos, a su hija.
Como si el alimento fuese un nexo mágico.
Ya partiendo de esto y nuestra forma de demostrar, tan impulsiva, tan mediterranea como dice Brenda, nuestro amor, teníamos que comenzar la aventura.
Pienso que el apego no nace, se hace.
Cuando tu hijo es biológico el apego se forma desde el momento en que está en tu vientre. Pero cuando tu hijo no te ha "pertenecido" el trabajo es más duro.
Nuestra hija empezó a llamarnos por nuestro nombre, los de alrededor se extrañaban, como si ella estuviera cometiendo casi una ofensa. Algunos hasta la "orientaban" no Carmen no, mamá.
¿Por que mamá, de buenas a primeras? Nosotros teníamos el privilegio de tener una hija. Pero para ella ¿eramos merecedores de ser padres?
El primer apego que sienten o así lo hemos comprobado es el que les ha acompañado durante toda su vida. El de la supervivencia, se arriman al adulto para alimentarse y protegerse, puesto que no ven amenaza en ellos.
Después cuando van comparando y asimilando que esa es su familia, empiezan a sentir un vínculo diferente y el apego no es otro que el roce de cada día. Roce que tienes que cultivar hacia la dirección correcta. ¿Díficil, eh?
Ahora empieza a valorar cosas que antes solo eran para ella necesidades básicas.
El apego se HACE. Pero esto tiene que ser de forma natural, puesto que cada uno demuestra los sentimientos de una manera diferente. No puedes forzar a sacar algo que no hay. No por dar muchos besos esta mejor, ni peor, que el dejar un aprendizaje autónomo. Solo es importante que los niños sientan que están protegidos y queridos. Y cuando estén preparados nos harán merecedores de ser sus padres.
Por cierto ahora me borra el título
"mama"

CARMEN

Brenda dijo...

Muchisimas gracias, Carmen, por ese comentario tan lleno de experiencias y impresiones.

Estoy de acuerdo contigo en todo... Nos das una perspectiva muy útil para los padres que adoptan a un niño un poquito (o mucho) mayor. Hay que ganar su confianza.