jueves, 11 de octubre de 2007

Estudios + Apoyo

Me he dado cuenta de que aunque no haya muchos libros específicos sobre los hijos adoptados y los estudios (he visto uno), sí hay bastante mención del tema en los libros que tengo y las mismas ideas ocurren una y otra vez.

Aquí os dejo un resumen de lo que me ha destacado.


1. Apoyo en el desarrollo intelectual

Conozco casos de familias que tienen hijos que han experimentado la malnutrición antes de llegar a sus familias. Hay muchos estudios que relacionan la malnutrición durante el embarazo y/o los primeros meses o años con peores resultados en tests de inteligencia (que mide capacidad lingüística y matemática mas que nada). PERO, hay también muchos estudios que han demostrado que la combinación de una buena dieta, enriquecimiento del entorno del niño y actividades para estimular el desarrollo intelectual hacen que un niño puede recuperar cualquier desarrollo perdido.


En algunos libros sobre la adopción hay preocupación por posibles "daños irreversibles" a los cerebros de niños que han experimentado la malanutrición en algún momento clave de su desarrollo. Sin embargo, parece que con la intervención y el apoyo adecuado - eso no importa.


Me gustaría mencionar otra vez aquí el libro "Como Multiplicar la Inteligencia de su Bebé" por Glenn Doman, que ha dedicado su vida al desarrollo de actividades para estimular el cerebro de los bebés y niños con daños cerebrales - con resultados a veces espectaculares. Descubrieron que sus métodos también funcionan para niños normales. Pienso que algunas de sus actividades podrían ser especialmente interesantes para niños nuestros que tienen algún retraso con el lenguaje, por ejemplo.


El trabajo de Doman se centra en los bebés - pero creo que su filosofía de que las actividades para apoyar el desarrollo intelectual deben de ser divertidas y servir también para fortelezer los lazos entre madre e hijo, es lo más interesante. Y, contrario a lo que dice Doman, de que todo se tiene que hacer antes de los sies años de edad, creo que los neurólogos ya nos están dando nuevos datos que revelan que durante toda la vida nuestros cerebros siguen con más capacidad de desarrollo que antes imaginábamos - de esto me gustaría saber más. (Sabe mas la Dr Gabriella Korstch.)

2. Apoyo al Apego

Hay que tener en cuenta que esos lazos afectivos que nos unen no se hacen una vez para luego no preocuparse más. Tampoco es solamente para cuando el niño sea pequeño (¡Ni sólo para los hijos adoptados!).


Nuestros hijos pueden experimentar factores especiales que les hacen cuestionar a veces la forma en que han llegado a la familia, así que asegurar que siempre se sienten seguros y fuertemente vinculados a cada uno de sus padres y a sus familias puede ser especialmente importante para ellos.


Por lo que he leído parece que el trabajo que hacemos con el apego puede servir para evitar niveles de ansiedad que podrían interferir con el éxito de los estudios. Veréis (a la izquierda) que hay muchos artículos en este blog sobre el apego.


3. Apoyo a la Comunicación

Esto va junto al apego.

Realmente en los libros sobre la adopción, destacan la comunicación con el hijo sobre temas de adopción porque la comprensión del niño va cambiando y ampliando en cada etapa - y dicen que esto puede afectar sus resultados en el colegio si llega a ser una preocupación importante para ellos.


Noto que algunos profesionales de la adopción (psicólogos especializados, por ejemplo) se muestran sorprendidos por la falta de comprensión que los niños que les llegan tienen sobre su historia personal - y esto no quiere decir que los padres no les han dicho nada.


Parece que en cada etapa del desarrollo del niño tenemos que volver a plantear estos temas, explicando todo, contestando preguntas, añadiendo matices - incluso para el niño que no pregunta.


Dicen que casi todos nuestros niños llevan las preguntas dentro y si no aseguramos una información clara - lo más claro posible - pueden llegar a conclusiones preocupantes y esto puede llegar a crear problemas que - entre otras cosas - podría afectar sus estudios.


4. Apoyo al Autoestima

Durante tantos años intenté averiguar exactamente cual era la clave para una buena autoestima. Leyendo sobre la adopción lo encontré - es "compentencia", ser competente o capaz.


Mejoramos el autoestima de nuestros hiojs no con palabras bonitas - diciéndoles, por ejemplo, que son muy buenos, cuando no lo han sido (y lo saben) o que lo han hecho muy bien, cuando no es así (y lo saben).


Contribuimos de forma positiva al autoestima de nuestros hijos cuando les ayudamos a ser realmente capaces - a sentirse capaces.


Una persona capaz se siente y se ve bien.

Una persona no capaz se siente mál - se ve mal.


Construir el autoestima consiste en darles herramientas para conquistar la vida, para cuidar bien de si mismo - sea físicamente, psicológicamente, socialmente, etc.


¿Cuantas casos hay de padres (o madres) que han agredido a un profesor en el colegio?


Desde el punto de vista del niño ¿Que es lo que han conseguido? ¿El niño se siente más capaz para enfrentarse a la vida?


Enseñar a un niño, desde muy pequeño, a comunicarse bien con su profesor (habrá que echarle una mano durante los primeros años, por supuesto) y a ser flexible, adaptándose a los métodos y las normas de cada profesor, le hará sentirse bien, capaz de solucionar sus proprias problemas - y algún día le vendrá muy bien a la hora de adaptarse a las exigencias de su jefe, los colegas en el trabajo, los clientes etc.
Hay mil formas de aumentar la "capacidad" de tu hijo, a través de los hobbies, la lectura, los muchos habilidades e hábitos que al cultivarlos le harán sentirse orgulloso de si mismo...



Todo a la vez...


Me he dado cuenta de que estos cuatro factores van todos juntos - en un paquete. Un buen apoyo en todo hace que el niño sea más capaz de conquistar y dominar su propia vida - que tenga mejor autoestima.


Al final de todo, lo importante no es que el niño estudia por estudiar - sino que tenga éxito en los estudios para ser capaz de enfrentarse a la vida con las herramientas básicas que la sociedad ha decidido necesario para vivir bien.


Pienso que el efecto más negativo que hay del fracaso escolar es la imagen de incapacidad con la que se queda el niño - tiene que dejar el autoestima hecho polvo...

2 comentarios:

Cris y José dijo...

Brenda, creo que tienes mucha razón en lo de la autoestima. Yo soy profesora de Inglés de instituto y, además de dar clase a chicos de bachillerato, doy también en la ESO y en "Diversificaión" que es un curso especial para alumnos con más dificultades de aprendizaje y que les permite acabar la secundaria pero dándoles solamente unos conocimientos generales sobre las materias y con perspectivas de adentrarse luego en el mercado laboral, haciendo cursos de formación profesional por ejemplo(o sea, menos nivel que si fuesen luego a cursar bachillerato). Pues bien, me he dado cuenta que éstos alumnos a los que yo ayudo muchísimo y animo mucho (pues tienen la autoestima muy baja) acaban a veces sacando muy buenas notas y alguno incluso acaba haciendo bachillerato!!! cosa increible pues les cuesta muchísimo llegar a ese nivel, pero están tan estimulados y confiados en sí mismos que lo intentan al menos y algunos consiguen acabar.
Esto demuestra que es cierto que si uno es animado y estudia con ganas y realmente "aprehende" puede llegar a dónde sea...no hay que desanimarse, cada persona tiene su ritmo y forma de aprender y debemos buscar cual es y estimularla.
Vaya rollo he echado...sorry!! Espero que al menos sirva de estímulo para que nos sigas dando tanta información importante!
Gracias,
Cris

Brenda dijo...

Aprecio mucho tu participación. Es una ayuda tener la perspectiva de una profesora.

También fui profesora hace años, pero para adultos (refugiados e inmigrantes en E.E.U.U.) - pero incluso con ellos sabía que la clave era que se sintieron capaces.

Creo que en el aprendizaje - creer en uno mismo y saber que se puede es lo más importante.

Por eso es muy importante que busquemos fórmulas para influir en la opinión pública respecto a las posibilidades de nuestros hijos. Si dejamos que los datos negativos - los estudios que acentuan riesgos - sea la única información que tiene la sociedad, pienso que puede crear un ambiente de "limitación" y de falsas expectativas. Al final, estas actitudes pueden llegar a nuestros hijos de mil formas, afectando sus imagenes de si mismos.

El primer paso es que nosotros estamos armados de información correcta - con ideas firmes respaldadas de datos...