martes, 27 de noviembre de 2007

10 Alternativas II - ¿La Raza no Importa?

Foto - haz clic aquí.

Nota: Estoy de acuerdo en que algunas de las ideas de Cheri Register que aprarecen traducidas abajo son fuertes. Es conveniente leer los comentarios al final y tener en cuenta que igual algunos de sus ideas son más aplicables en su país - tu decides (y déjanos tus comentarios).
Por fin quiero continuar con 10 Alternativas Equivocadas mirando la lista de ideas que nos da Cheri Register en su libro "Más allá de las buenas intenciones - una madre reflexiona sobre la adopción internacional".


El número 5 en su lista es: "Creer que la Raza no Importa".


Nos explica Register que con el tiempo es normal que dejamos de ver en nuestro hijo una persona de otra raza - sólo vemos a nuestro hijo. Olvidamos cualquier idea previa que tuvimos acerca de personas distintas a nosotros y entonces entramos en la fantasía de que ahora ya no vemos colores. Ya no vemos colores, el niño está completamente integrado en nuestra familia y cualquier cuestión que tiene que ver con la raza ya no existe.


Dice Register, "Por favor, no os hagaís demasiado cómodos con esa fantasía, porque es peligroso para tu hijo, quién está experimentando una transformación propia. Está desarrollando su identidad mirandote a tí, a su familia, a las personas con las que es más íntimo. Cuando es lo suficiente mayor para verse como una persona separada de tí, es posible que se imagine en tu piel. Una mirada en el espejo o verse en una foto familiar puede producir un choque. No se ve como es, sino como un niño raro con rasgos que son distintos a los que había imaginado. El resultado es una confusión de identitad que los adoptados transraciales de Asia llaman "plátano"... los de Africa "oreo" (sí - refiere a la galleta "Oreo") . Lo de dentro y lo de fuera son tan distintos."


Register nos cuenta el relato de un chico de orígen Indio que fue adoptado por una familia de Inglaterra. Un día se dió cuenta de que cuando entraba en el autobus, siempre buscaba a una persona "blanca" para sentarse a su lado, porque era lo que conocía. Sin embargo, siempre que estaba sentado sólo en el autobus, eran las personas de color que elegian sentarse a su lado. Es decir, se dió cuenta de que su percepción de si mismo no tenía nada que ver con la percepción de la sociedad.


Register habla también de un ensayo clásico que se llama "Native Son" (Hijo Nativo) por James Baldwin que intenta explicar el deber que tenían los padres afroamericanos en Estados Unidos en los años 50. "¿Como prepararse al niño para el día en que estará odiado y como crear - y por que medios - un antídoto más fuerte para este veneno que uno ha encontrado para si mismo?" Register nos explica que padres "de color" saben como prepararse a sus hijos para la sociedad que está allí fuera de sus casas cuando son una minoría en la sociedad - ¿Pero estamos nosotros, los padres adoptivos - preparados para esto? Ella misma pregunta "¿Preparar a nuestros hijos para ser odiados? ¿Podemos nosotros - los padres blancos - enterarnos de alguna forma de tal tarea?"


Reconoce ella que el ensayo de Baldwin fue escrito en otra época - pero nos advierte de que la cosa no ha cambiado tanto como nos gustaría creer. Esto lo dice después de criar a dos hijas nacidas en Corea y de enterarse - ya despues de los hechos - de la realidad de lo que sufrían, por ejemplo, en el colegio.


"Creemos que si a nuestros hijos les criamos con amor, confort y seguridad en casa estarán preparados para sentirse fuertes y seguros en otros lugares. El Noruego/Coreano, Geir Follevag, en su libro "Adoptert Identitet" culpa su niñez de demasiado idílico. Le dijeron que era Noruego y ya está, que no debe de hacer caso a los que se metían con él y que debe de sentir lástima para los que le maltrató. "Me engañaron," escribe, "y yo me engañé para creer que mi rostro de extranjero no era lo suficiente importante como para defenderlo... Evité confrontarme con lo que significaba estar en una situación como la situación en la que me encontraba." Cuando dejó la protección de su casa para ir a una escuela secundaria en un pueblo más grande, el trato racista casi le destrozó. Pero ahora el ve en esos tres años los mas constructivos de su vida porque tuvo que hacer las paces con su rostro asiático y deshacerse del racismo que el mismo había interiorizado creyendo que no era importante."


Uff! Cosas para pensar.




5 comentarios:

José Luis dijo...

Es cierto que no debemos ser "ciegos al color" pero tampoco debemos obsesionarnos con el tema. Nuestras hijas son chinas en rasgos y la sociedad las ve como tales. La sociedad asocia rasgos a cultura y es ahí donde debemos trabajar para hacer que nuestras hijas entiendan que muchas personas esperarán de ellas lo que no saben. Para empezar a trabajar esto debemos hacerles sentir orgullo por el origen y que se sientan cómodas con los rasgos que poseen sin pretender tener otros, cosa que naturalmente es imposible , ni pretender lo que no son culturalmente ya que la cultura nuestra, no es la de China y difícilmente les podremos transmitir algo que no poseemos.
Debemos enseñarles que la diferencia étnica y también cultural siempre nos enriquece y nunca supone una amenaza y debemos incorporar a nuestras vidas, en la medida de lo posible, elementos "del mundo" para así transmitir una visión global, de humanidad ya que nuestra familia , étnicamente es variada. Debemos ensalzar siempre que tengamos ocasión lo que de bueno tienen otros pueblos del mundo y también aprovechar cualquier ocasión que surja para poner de manifiesto, lo injusto, irracional y deplorable que es cualquier comportamiento xenófobo o despreciativo (ya sea de alta, media o baja intensidad) de pueblos o culturas. Pienso (ojalá en esto no me equivoque) que la sociedad española en general acepta muy bien los rasgos étnicos distintos y es más favorable a la mezcla que las sociedades anglosajonas, especialmente la norteamericana, ya que al ser además un país, los EE.UU, nacido de la inmigración, se ha creado con grupos étnicos muy definidos y unos junto a otros, sin mucha mezcla al principio y donde "la raza" cuenta quizás más de lo que debiera. Ese preparar para un mundo tan hostil en el tema racial quizás aquí sea algo exagerado, espero no estar equivocado. Al menos en esto, las sociedades mediterráneas quiero pensar que somos más abiertas, al menos por ahora, aunque en el futuro,...

Gracias Benda por tus reflexiones.
Saludos

Brenda dijo...

Bueno,

Gracias a tí, Jose Luis, por tus comentarios.

También espero (cuanto espero) que la sociedad española sea más abierta que la americana ha sido (mas que nada debido a problemas históricas creo).

Pienso que algunas cosas que dice Register son fuertes - muy fuertes. Y me pregunto si ella se centra demasiado en lo malo.

Por otro lado - pienso en el incidente racista del metro de Barcelona de hace un mes - y los reportajes que salieron después, destapando casos incluso mucho peores (por ejemplo, el hombre subsahariano que se quedó paraplégico después de una paliza hecho por razones racistas - parece). Sí, que hay un sector racista - y no sabemos como reaccionará en el futuro cuando lleguemos aquí a la "masa crítica" en cuanto a personas que son distintas a los que se consideran los "verdaderos españoles".

Sin embargo - yo también pienso educar en el "orgullo cultural" - como he hecho con las mayores (respeto a sus orígenes - que no siempre les han parecido razón de orgullo) - no me gusta ni la sugerencia de prepararle a nadia a "ser odiado". Prepararles para enfrentarse con "el odio" - no sé si es algo que habría que plantear en algún momento.

Pero por otro lado - sabemos que cada sociedad tiene estereotipos distintos para personas de cada grupo/minoría/raza etcétera. Así que lo que ocurre en Estados Unidos con los "blancos" contra los "negros" no tiene porque ser lo que ocurre en España.

Leyendo sobre los pensamientos de mujeres de Asia que han crecido en el oeste - noto que no se quejan nada de problemas de odio - se quejan del estereotipo de la "mujer asiatica exótica, dócil, sensual" etcétera - que encuentran a hombres que esperan de ellas algo que no tiene nada que ver con quienes son...

Bueno - tampoco quiero obsesionarme - pero sí, estar consciente de que la realidad de mi niña podría ser distinto a la mia - y estar abierta a que hable conmigo sobre sus experiencias, ideas, opiniones etc.

Brenda

Maria Jesus dijo...

El tema es aprender de las experiencias de los demás. Y los USA serán muchas cosas pero desde luego que en esto de la adopción interracial nos llevan años y años de ventaja. Hay que quedarse con lo que ellos llevan andado, no vale quedarse en el “Spain is different”. Acabo de leer el libro de Register. Me ha gustado. He llorado y he sufrido mucho. Pero creo que es necesario leerlo. Quizá sea cierto que la autora se centra en lo malo, pero entiendo que es eso lo que pretende… centrarse en lo malo… dar una bofetada, una llamada de atención. El racismo y los estereotipos aparecen por todos los lados, no sólo a base de patadas o insultos, a eso llama Register ser “ciegos al color”: nosotros nunca hemos sufrido racismo, no podemos llegar a comprenderlo, nuestras hijas verán rechazo en muchas situaciones a las que nosotros no daremos importancia. Para una madre, para mí, lo confieso, es muy duro… pensar que mi hija va a sufrir sólo por el hecho de ser diferente, pensar que mi niña puede estar en ese vagón del metro… me temo que España no es ni será tan diferente. Bueno, sí que hay una diferencia, en los USA esta agresión racista habría provocado la inmediata encarcelación del agresor, aquí, el neng, sigue en la calle… Yo inculcaré a mi hija, porque así lo siento además, lo enriquecedora que es la mezcla de razas…pero ¿qué inculcarán sus padres al primer niño que la llame con desprecio “china”?... ¿también le explicarán lo bonito que tiene ser diferente o no dirán nada o dirán algo del estilo “niño, eso no se dice”, multiplicando el insulto por mil? Creo que hay que estar preparados, nuestras niñas van a sufrir racismo, y van a sufrir muchas de las cosas que dice Register en su libro. Es cierto que no hay que prepararlas para ser odiadas, si no para superar ese odio, que sepan que existe y que se puede superar, para ello, primero lo tenemos que superar los padres. Parece tarea fácil… me temo que no lo es.

Brenda dijo...

Gracias Maria Jesus,

Has dicho muchas cosas que - siende una persona de fuera - no me he sentido capaz de decir.

Soy una persona positiva, feliz, alegre - pero he sufrido mucho en la vida y tengo que mirar lo malo en la cara porque así he superado tantas tragedias a lo largo de los años.

La verdad es que leyendo las palabras de los adoptados transraciales adultos he entrado en un mundo totalmente desconocido por mi antes - un mundo que al principio no quise reconocer que podría existir.

Y - para ser sincera - lo estoy leyendo de personas criadas en Australia, Noruega, Inglaterra, Dinamarca - no sólo E.E.U.U.

Por eso, aunque no quiero enfocarme en temas negativas, he decidido seguir poniendo lo que hay. Esto es lo que están publicando ahora misma, y cada vez veo más sobre el tema (de adopción transracial, sus efectos etc.).

Pienso que es importante que nosotros - los padres - sufrimos con esta información para poder o ahorrar sufrimiento a nuestros hijos o por lo menos poder sufrir con ellas si fuera necesario.

En este momento, mi sobrino (que he escrito sobre el en otro relato) que perdió a su madre hace 2 años, está entrando en una fase de sufrimiento muy profundo. Sólo tiene 11 años. Cuante me alegro haber leído tanto sobre el tema de "duelo en los niños". Sufrí leyendolo - pero ahora soy la única en la familia que comprende lo que está pasando por la mente de ese niño.

Además de explicarle todo a mi madre y mi hermana, les he tenido que explicar que hay situaciones que no puedes arreglar. No podemos cambiar las circunstancias de la vida de ese niño y no podemos hacer que no se haga consciente de su situación. Sus ojos se están abriendo a la realidad y lo único que podemos hacer es acompañarle en todo momento - estar allí para el, y si comprendemos la situación desde SU punto de vista, mejor.

Pienso que así tiene que ser con el tema de racismo. Podemos educar, amar, crear autoestima enm el niño - lo que sea. Pero lo más importante es estar preparados para acompañar a nuestros hijos con complicidad - desde dentro de la experiencia y no de fuera.

No sé si me explico bien.

Maria Jesus dijo...

Sí Brenda, sí que te explicas.
Al hilo de este tema del racismo, salió el domingo un interesante artículo en la revista XL Semanal. Os pego el enlace y os recomiendo que lo leais. Me quedo con el comentario de uno de los padres adoptivos de dos nenes nacidos en Etiopia. "El día que deje de ir conmigo por la calle ya no habrá diferencia entre él y cualquier hijo de inmigrante, lo mirarán igual, ahí te das cuenta de la hipocresía"
Un saludo, María Jesús
http://www.xlsemanal.com/web/articulo.php?id=23317&id_edicion=2627