miércoles, 14 de noviembre de 2007

10 Alternativas Equivocadas

Foto: Solo tú puedes elegir la dirección adecuada


He hablado bastante del libro "Más Allá de las Buenas Intenciones - Una Madre Reflexiona sobre la Adopción Internacional". Ahora me gustaría daros, en forma de lista, las 10 alternativas que podemos elegir - como padres bien intencionados - para nuestros hijos, que en opinión de una madre experimentada (Cheri Register) pueden tener consequencias inesperadas:

1. Intentar borrar el pasado del niño


-Incluye cualquier intento de disminuir la importancia de cualquier elemento de su pasado, por ejemplo los primeros padres. De lo contrario, la autora nos anime a aceptar de forma plena que nuestros hijos tienen otra familia y que esto siempre será una parte de sus vidas y así las nuestras también.
2. Estar demasiado pendiente "por si hay problemas"...

Dice que en el mundo de la adopción hay un péndulo que mueve entre una incorporación del niño a la familia sin reconocer cualquier posible consequencia que podría generar la adopción y una creencia de que el niño ha sufrido un trauma tan grande que quizás no se recuperará nunca. Hay que ser realista y sensata sin dramatizar.


3. Mantener la tristeza y el enfado lejos de la superficie


La elección de algunos padres es mantener un equilibrio emocional en la familia tapando cualquier sentimiento negativo. Dice Register que esto está al otro extremo de lo del número anterior. Hay que estar abierto al diálogo - y preparados para abrir el diálogo - pero otra vez, sin dramatismos.

4. Ser padre/madre defensivo

Interesante lo que dice aquí:


"Cuando decides ser responsable para un niño que no ha nacido de ti y a quién no tuviste una obligación previa, te conviertes padre (madre) de forma muy deliberado - alguíen que probablmente ha pensado mucho en como criar a un niño. Cuando adoptes desde el extranjero, te comprometes con unos desafios extras... es natural sentirte orgulloso por ser tan abierto, generoso y dispuesta a entrar dónde otros no se atreven. Mientras algunos padres no quieren recibir crédito por esto, otros sienten que tienen derecho a la recompensa de su virtud: un niño felíz, fiel y agradecido."


Y también, dice, se sienten responsables para que todo salga bien. Sienten que todo gira alrededor de ellos, de sus decisiones, de como cria el niño. Es su responsabilidad asegurar que todo este perfecto.


Su mensaje es que tenemos que dejar que nuestros hijos sean ellos mismos, que lleven sus propias vidas, incluido sus sentimientos. El simple hecho de que hayamos invertido tanto de nosotros mismos en este proyecto no obliga a nuestros hijos a "salir perfectos" y a estar siempre ejemplares de la felicidad.


Pueden estar infelices. Puede que se sienten mal por ser la única persona de su raza en el pueblo o el colegio, por ejemplo - o que, de mayor, cuestionan incluso el concepto de la adopción internacional o de la adopción misma. El hecho de que el niño sufre problemas y se pone a analizar su situación no quiere decir que lo estamos haciendo mal y que tengamos que "defendernos" de "sus ataques".


Parece que algunos padres reaccionan a los problemas del niño como si fueron un ataque personal contra ellos, las decisiones que han tomado - incluso la decision de adoptar. Por otro lado, hay etapas, la adolescencia por ejemplo, en las que es posible que los hijos nos echarán la culpa incluso por problemas que no tienen nada que ver con nosotros.


De todas formas, nos recomienda que escuchemos con atención - que intentemos ir más allá de lo que a veces puede parecer quejas o acusaciones para escuchar lo que nuestros hijos nos están diciendo de verdad y para buscar una solución de verdad, sin hundirnos en la vieja pregunta "¿¿¿Que he hecho yo para merecer esto???"


Bueno, próximamente continuaremos con la lista de Cheri Register.
¡Un saludo!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias Brenda por todo el trabajo que haces. A ver si tengo un ratito tranquila y puedo comentarte algunos puntos que me parecen especialmente interesantes o importantes.
Joana

Brenda dijo...

Gracias a tí, Joana,

Adelante, me interesa mucho tus comentarios.

Un saludo,

Brenda