martes, 6 de noviembre de 2007

Madre sólo hay... ¿dos?

Foto: "SE BUSCA - individuo cariñoso, tierno y con compasión para cuidar y querer durante toda la vida - MADRE - UN NOMBRE QUE TE GANAS DÍA A DÍA"

En su libre "Más Allá de las Buenas Intenciones", Cheri Register analiza las muchas formas en que los padres podemos - sin querer - "borrar el pasado" de nuestros hijos después de su adopción.

Me ha impresionado bastante porque coincido con ella en que el "trato oficial" que se da muchas veces a los que llamamos "padres biológicos" quizás no sea el adecuado.

Dice Register:
"Durante los años, desde la adopción de mis hijas, la palabra que se utiliza como el término más correcta y neutral para referir a las mujeres que les dieron luz - madre biológica - me ha parecido cada vez mas desagradable. No he encontrado un sustituto mejor, pero me preocupa lo que sugiere. Madre biológica suena demasiado funcional; me sugiere un gallina que pone huevos o una yegua que sólo sirve para reproducirse. Padre Biológico, al contrario, representa a una persona muy pocas veces reconocido. Son los padres que dieron a mis hijas mucho más que su nacimiento: su belleza, sus temperamentos, sus voces, su inteligencia. He contribuido bastante también: amor sin condiciones, disciplina con cariño, educación y ánimos, los valores que he podido transmitir... Cuando miro a mis hijas ahora, veo a lo mio, pero tengo cada vez más curiosidad sobre como reflejan a sus padres desconocidos, sobre todo ahora, que han superado las edades que tenían sus madres cuando nacieron."
Reguster habla también sobre "juegos semánticos" que utilizamos para convencer a nuestros hijos que somos nosotros los padres verdaderos... ¿juegos semánticos? Es un idea para contemplar.

Muchas veces - desde que me he metido en esto mundo de la adopción - he tenido la sensación de que a veces podemos facilmente entrar en un juego ¿Conocéis la historia del rey que sale en público para desfilar ante las masas con su ropa nueva - pero que en realidad está desnudo porque unos tramposos le han engañado con un "traje" impresionante - pero que no existe? Todo el reino colabora en la mentira, admirando las "nuevas ropas" del rey - hasta que un niño deja claro que el rey está desnudo.

Para mí, esto de convencer a mi hija de que yo soy su "madre verdadera" como si la otra no la era, significa entrar en un especie de juego - sí, un "juego semántico".

¿Por qué no podemos ser dos? ¿Por qué no puedo ser yo - la madre verdadera - y ella también?

El problema en mi opinión tiene su raíz en una falta de vocabulario.

He llegado a la conclusión de que el mundo sería mejor si todos comprendiéramos que nos hace falta a todas las personas tener dos madres (y dos padres - pero para hacerlo sencillo hablaré sólo de madres):

"madre 1" - que te da la vida, los genes, igual incluso el carácter...

"madre 2" - que se ocupa de tí, que te quiere, que te da formación, que contesta tus preguntas y te explica lo que necesitas saber para vivir bien...

Todo el mundo tiene a la imprescindible madre 1 y hay personas que tienen las dos madres en una. Pero hay otras personas - incluso los que siguen siempre con madre 1, que nunca tendrán a la madre 2, porque hay tantos factores que pueden dificultar la elaboración de ese papel: la enfermedad física o mental, los muchos efectos de la pobreza, estrés crónico, las traumas varias de la vida, la muerte, la guerra, la ignorancia, el egoísmo - o incluso el simple hecho de que una persona tiene carácter frio y no sabe transmitir su cariño o no sabe ser lo que un niño necesita.

Creo que mientras juntamos a las dos madres bajo un nombre, fácilmente caemos en dos trampas:

-Sentir la necesidad de probar quién es la verdadera o la más importante cuando dos personas distintas "compiten" por ese "título único".

-Pensar que el simple hecho de que una persona está con madre 1, esa persona tiene a la madre 2 también. No es así - y pienso que a veces incluso podríamos no ver señales de que algo va mal porque estamos tan convencidos de que estar con mamá 1 es igual que estar con mamá 2.

Creo que estas ideas no son sólo para las familias creadas por adopción.

Hace dos años murió mi hermana, dejándo detrás a un niño de 8 años. Desde que se quedó embarazada era obvio de que la salud de mi hermana no era lo suficientemente bueno como para criar a un niño y su situación en la vida tampoco era estable. Mi hermana empezó a hablar de hacer un plan de adopción para mi sobrino - pero la familia se opuso.

No podían ver que el simple hecho de que ella iba a convertirse en una madre 1 no quería decir que podría ser también madre 2. Todo iba junto en un paquete y el niño tenía que quedarse con ella. Mi marido y yo nos ofrecimos para acogerle - tampoco era aceptable. No, harían lo posible para que el niño pudiera quedarse con su mamá 1. Y por supuesto - mi hermana - en su corazón quería quedarse con el niño como sea, así que no puso resistencia.

Los resultados han sido muy tristes. Un niño que siempre ha echado en falta a una madre 2 aún teniendo su madre 1. Sufría con ella tanto sus múltiples enfermedades y problemas como la trauma de su muerte. Todo el apoyo familiar no pudo protegerle al final.

En mi opinión ha sido un gran fracaso - una situación triste que se podría haber evitado. De allí mi opinión sobre la necesidad de que todo el mundo entienda esa diferencia tan importante entre las dos madres que todos necesitamos.

Por otro lado, me gustaría destacar que a pesar de todo eso yo nunca podría llamar a mi hermana "la madre biológica" del niño. Fue su madre y siempre lo será. Es fácil mantener el estatus de mi hermana porque el niño está con su abuela. Pero si el niño hubiera sido adoptado después de la muerte de su madre, la habrían borrado detrás de las palabras "madre biológica". Habría sido reducido a nada más que - como dice Register - una gallina que pone huevos. No me suena bien. No reconocería todo lo que ella le dió - y la conexión psíquico que hay entre el niño y su madre, incluso ahora. Es algo que no puedes borrar.

¿Pero porqué borrarlo?

Otra vez ¿Porqué no podemos ser dos? Y siendo dos ¿Porqué no podemos ser las dos igual de importantes?

Por muy complicado que parece todo esto, pienso explicarlo a todos mis hijos.
Quiero que la hija que adopté entienda que tiene dos madres y que somos las dos igual de importantes para ella, que somos diferentes y que nuestros papeles son también diferentes - pero que las dos hemos estado allí para ella en nuestros respectivos papeles.

Quiero que los hijos para quienes soy madre 1 entiendan el esfuerzo que hago para ser también una buena madre 2 - para asegurar que cada uno tiene la madre 2 que necesita personalmente como el ser único que es.

Así de sencillo.

¡Así de complicado!

2 comentarios:

Gabriella Kortsch, Ph.D. dijo...

Hola Brenda,
acabo de descubrir un blog (en inglés) que seguramente será de tu (vuestro) interés, dado que se trata de 11 personas que colaboran en escribir el blog, desde pediatras, autores de libros, y periodistas, hasta hijos que han vuelto a encontrar sus padres biológicos, hijos que viven con sus padres adoptivos, padres adoptivos inter-culturales que describen su experiencia, y padres biológicos que describen la suya cuando vuelven a encontrarse con el hijo que habian dado en adopción.

En fin, creo que debemos de dedicar un par de programas más en la radio a todos estos temas.

El url del blog es: http://relativechoices.blogs.nytimes.com/2007/11/11/reclaiming-ownership-of-my-history/index.html
que significa "Alternativas Relativas" (donde en inglés lo de "relativo" es además sinónimo de familia extendida. La parte final del blog "Ownership of my history" significa "tomar posesion de mi historia" (mi pasado, mi cuento)

Un abrazo,

Gabriella

Brenda dijo...

Gracias Gabriella,

He visitado la página y es fascinante. Hay mucho que podemos aprender de ese "equipo". Increíble.

Brenda