martes, 4 de diciembre de 2007

Sobre el Racismo

Tengo que dar las gracias a Maria Jesus por su comentario al final de 10 Alternativas II - ¿La Raza no Importa? avisándo sobre un artículo fascinante - y MUY bien hecho - en XL Semana.


Es una mirada al racismo aquí en España. El título sí provoca "
Los Españoles Sí Somos Racistas", pero el texto es una mirada seria, serena, bien contemplada y, en mi opinion equilibrada.


(foto - Celia y Dictino, con sus hijos, salen en el artículo.)


Sobre todo hay que leer los relatos de los inmigrantes y la
familia que ha adoptado a sus hijos en paises africanos. También interesa mucho para los que hemos adoptado en China leer las palabras de David Lei Chen que ha vivido toda su vida aqui y nos cuenta experiencias muy parecidas a las que me ha contado un amigo Chino de mi pueblo que ha dejado de estudiar en el instituto por el mal rato que estaba pasando.


El reportaje no es de todo negativo. Es más bien realista. Creo que contiene mucha información útil para los de nosotros que han formado familias transraciales...


¿Que opinaís vosotros?

8 comentarios:

Cris dijo...

Hola Brenda, llevo mucho tiempo sin escribir y sin leer porque, como sabrás, estoy a punto de ver la foto de mi peque y andamos un poco apurados estos dias :)
Pero acabo de echar un vistazo a tu maravilloso blog y me encuentro con el artículo de racismo que leí el otro dia en El Semanal (lo publican con La Voz de Galicia). Me encantó el artículo. Se lo dí a leer a mis hijos adolescentes porque pienso que es importante que sepan lo que están pasando esos adolescentes con rasgos extranjeros. Me pareció muy significativo el de David Lei, un poco triste en el fondo...y me gustó el enfoque realista que le dieron Celia y Dictino..eso que dice ella de que "cuando ya no vaya de mi mano será considerado un emigrante..." me pareció tremendo pero real.
Me ha dado la razón, además, en otro tema que yo siempre discuto con la gente, (y este día lo discutía con un compañero de trabajo), que siempre se aprovecha para hacer chistes racistas y luego se dice que solo son chistes, que no hay maldad. Así pasó con lo del deportista Hamilton, efectivamente. Yo pienso que la gente siempre critica lo que "es diferente". Y esto pasa por un solo motivo: POR MIEDO y DESCONOCIMIENTO DE LO QUE ES DIFERENTE.
Un abrazo Brenda,
Cris

Brenda dijo...

Me gusta tu comentario - sobre todo sabiendo que estás a punto de ir a recoger a tu hija.

Creo que hay gente que piensa que si reconocemos el racismo abiertamente, entonces tendrémos que estar arrepentidos por haber traido a nuestros hijos aqui, a este mundo occidental - por lo que podrían sufrir etc.

No es así. La vida tiene dificultades para todos. En el caso de mis hijas, esto será uno de sus desafíos - nada más. Pienso enseñarles a afrontarlo de una manera inteligente y valiente.

En este momento estoy todavía aprendiendo yo. Siento que estoy en un mundo nuevo. Me estoy abriendo los ojos.

Gracias Cris, por volver a visitarme. Te deseo tanto suerte - y ¡que la espera sea corta!

José Luis dijo...

Gracias Brenda por el enlace.
El racismo es, está y estará siempre presente, desgraciadamente. El diferente ,siempre es señalado y el "cliché" racial se activa a continuación. Asociar unos rasgos a unas determinadas características culturales (sean éstas verdad o no) es corriente y creo que hoy por hoy inevitable en la sociedad en la que vivimos, donde el diferente es visto como una amenaza y es entonces cuando sale del interior de nosotros lo irracional y lo peor de nuestra condición. Es muy triste pero es así. Es nuestro deber combatirlo siempre, cada uno desde su lugar.
Soy muy consciente que mis hijas, cuando no está con nosotros son "las chinas" y es mi obligación prepararlas lo mejor que pueda para que sepan hacer frente a esta situación. Recientemente apuntaste en tu blog una de las claves: la autoestima fuerte. Sentirse queridas y valiosas les hará fuertes y verán en las actitudes racistas lo que son, la irracionalidad humana, la ignorancia y también "la mala leche" que tan alegremente nos acompaña (¡ay!) a los españoles.
Tampoco hay que tener una actitud permanente "a la defensiva". Ser consciente del racismo existente no significa ni magnificarlo ni minimizarlo. Es nuestra obligación combatirlo siempre que podamos poniendo primero el sentido común y la inteligencia antes que los sentimientos, pero sin obviar éstos.
Saludos

Brenda dijo...

"Ni magnificarlo ni minimizarlo" - me parece una descripción perfectisimo.

Es curioso, pero leyendo sobre como enseñar a nuestros hijos a enfrentarse al racismo, noto que un elemento importante es aprender a diferenciar entre los incidentes que requieren respuesta y los que no (a veces por motivos de seguridad).

Yo tambien creo que la clave es reconocer el racismo como es - ni más ni menos - y que luego asegurar que nuestros hijos tengan el autestima suficiente para seguir adelante con sus vidas, sus proyectos, lo que sea - no dejando que esto sea un obstáculo en su camino.

Algo para tener en cuenta sobre el autoestima es que tiene mucho menos que ver con lo que somos (guapos, gordos, blancos, negros etc.) y de lo que seamos capaces de hacer - por ejemplo - y mucho más con nuestros pensamientos respecto a nosotros mismos.

Entonces, por ejemplo, sería conveniente conseguir que nuestros hijos entiendan el racismo lo suficientemente bien como para "des-personalizarlo" - y así poder mantener un imagen positiva de si mismos a pesar de cualquier cosa que les podría pasar.

Esto requiere una comunicación muy abierta - y bastante profunda - entre padres e hijos - creo yo.

Gracias por tus comentarios, Jose Luis.

Brenda

Maria Jesus dijo...

Gracias Brenda por traer a primera página el artículo sobre el racismo. Yo también considero que está muy bien hecho.
También te quiero dar las gracias porque leyendo tu blog me he hecho con una pila de libros sobre postadopción que ahora considero imprescindibles. Gracias de nuevo y ánimo con tu blog.
Es cierto que no podemos estar a la defensiva todo el rato... Pero... ¿cómo lo vivirán nuestros hijos?. No lo sé, dependerá de la persona supongo. Como Jose Luis dice en una definición perfecta no podemos minimizarlo ni magnificarlo. Hay que aprender a sentirlo como nuestros hijos. Es posible que nuestros hijos sí estén siempre a la defensiva. Y tenemos que entenderlo.

Brenda dijo...

María Jesus - me alegro de que hayas leído los libros y que te han gustado.

También te tengo que dar las gracias - otra vez - a tí por enviarme el vínculo del artículo sobre racismo.

El tema da mucho que hablar con amigos y familiares...

He pensado mucho en cual es la mejor forma de efectuar los cambios de actitud en la sociedad alrededor de nosotros - no sólo respecto al racismo, sino también para conscienciar a la gente sobre la adopción en general.

Por un lado, todavía estoy buscando la manera de influir en los medios de comunicación - pero por otro, pienso en nosotras, las familias y el poder que podemos ejercer - cada uno de nosotros hablando de estos temas con amigos, familiares, compañeros en la oficina. Con cada persona que cambia el chip - empezamos una pequeña ola que puede crecer...

Creo que esto es lo más importante - es que cada madre y cada padre se compromete a compartir lo nuestro con los demás - cada uno de su forma, porque sé que hay los más abiertos y los más reservados. Pero todos podemos contribuir un granito de arena tras otra.

Brenda

Mercè dijo...

Es inevitable encontrarnos de bruces con el racismo. Nuestro hijo es de origen marroquí y tiene un color marrón chocolate precioso y el pelo rizado y negro. En la escuela ya ha tenido dos o tres episodios "racistas". Cuando se pelean le dicen "moro de mierda vete a tu pais". Esto le produce incertidumbre y nos pregunta cual es su pais. Luego hablamos, recordamos como llegó a nuestras vidas y lo bonito que es Marruecos, donde ha nacido. Este año hemos visitado Marruecos con él, hemos ido al orfanato, hemos paseado por Rabat y esto le ha ido muy bien. Le ha subido la autoestima porqué le ha encantado el país, y sobre todo sus gentes, amables, hospitalarias y sonrientes.Cuando volvieron a insultarlo en la escuela se defendió diciendo "tu no sabes nada de Marruecos, es un pais precioso, yo he estado allí y tu no, así que callaté". y volvió a casa contento. Creo que es necesario dotarlos de mecanismos de defensa, que ellos mismos puedan argumentar y enfrentarse a los "elementos racistas".

Brenda dijo...

Casos reales - eso es lo que nos hace falta, creo. Ayuda mucho para entenderlo desde el punto de vista del niño.

Veo que un viaje al país natal puede ser una parte del "antídoto". Que buen idea. También ha funcionado muy bien para mis hijas ir a E.E.U.U. - ha habido momentos en los que les daba verguenza hablar inglés o que la gente se enterara de que eran también americanas - pero los viajes siempre sirven para cambiar perspectivas, entender el porque y el como de nuestras "diferencias" y sentirse orgullosas de sus raices.

Gracias Merce - por compartir tus experiencias.

Brenda