martes, 10 de junio de 2008

¿Existen las Casualidades?

Foto: "Milagros ocurren todos los días"

¿Cual es la posibilidad de que tu hijo se reunirá algún día con algún familiar biológico?


En este mundo de casi 6 billones de personas ¿Es posible que por pura casualidad se encuentra algún día con su madre biológico, con algún hermano, con un tio o primo?


He leído historias tan increíbles que estoy convencida de que todo es posible en esta vida. Por lo contrario, hay casos de personas que buscan a sus biológicos durante toda la vida y no los encuentran por muchas pistas que puedan tener. De eso, hablaré en otra entrada.


Aquí quiero compartir un par de historias realmente impresionantes de personas que se han encontrado con familiares biológicos queriendo, pero sin querer (es decir, sin estar realmente buscando).


Estas dos historias vienen del libro "Un Tesorero de Milagros de la Adopción", escrito por la periodistad Karen Kingsbury que antes de convertirse en autora trabajó para los Times de Los Angeles. Ella es religiosa y ha subtitulado su libro "Historias Verdaderas de la Presencia de Dios Hoy". De esto también hablaré en otro escrito. Pero, por el momento, nos enfocamos en dos historias que son casí increíbles.


La Historia de Cindy

Cindy Hennings se quedó embarazada con 16 años y sus padres le obligó a dar a su bebé en adopción. Fue una niña y ella no pudo perdonar a sus padres por no haberla prestado la ayuda y el apoyo necesario para quedarse con su hija. Cinco años más tarde se enamoró de su futuro marido. Pronto se casaron y luego tuvieron 3 hijas.


Tanto Cindy, como su marido, rezaban todos los días para que esta madre pudiera volver a ver algún día a su primogénita. Más que nada quería pedirle perdón por haberse separado de ella y también quería asegurar que todo le había salido bien en la vida.


Años más tarde cuando la hija menor de Cindy estaba ya en quinto de primaria, la madre fue un día para reunirse con la profesora de la niña. Según cuenta la historia, era un día en que había estado pensando más que nunca en la hija que había perdido. Fue a la conferencia con prisa así que cuando la profesora le dijo que quería presentarle a una estudiante que estaría haciendo prácticas con ella, la madre se sintió impaciente. Pero, de repente la estudiante entró por la puerta. Cindy dió la vuelta y se quedó congelada viendo una cara tan familiar coma la de las tres niñas que tenía en casa.


Lo único que podía decir a la joven fue, "¿Eres adoptada?


La mirada confusa de la joven estudiante confirmó para Cindy que ella también notaba el parecido entre las dos. "Si. Nací el 13 de Marzo, 1983."


Después de un largo abrazo y unas lagrimas confirmaron que sin duda eran madre e hija.


Cindy, por fin, tuvo la oportunidad de pedirle perdón a su hija. Y la niña, Anna, aprovechó para decirle que había tenido una vida maravillosa, que estaba agradecida por haber sido adoptada por su familia y que había querído asegurar que su madre biológica no tenía ningún remordimiento.


Anna ya había expresado a su familia su deseo para conocer a su familia biológica y su familia estaba de acuerdo.


¿Cual es la posibilidad de que esas dos personas se conocen así? Pues, tengo que confesar que aúnque Cindy dió a luz lejos de casa, no es extraño en Estados Unidos que el bebé acaba con una familia que vive en el mismo estado que la madre biológica. Lo sé porque mi tía (ver Historia de Amor II ) dió a luz en el estado de Oregón y cuando por fin se encontró con su hija - unos cuarenta años más tarde - se sorprendieron al descubrir que habían vivido siempre en la misma ciudad e incluso frecuentaban los mismos sitios, comiendo en el mismo restaurante de barrio, por ejemplo. Sin embargo, la hija de mi tía tuvo que hacer una búsqueda para encontrarla, así que me parece bastante increíble que Cindy y Anna se encontraron así.



La Historia de Angie

Esto es realmente más allá de lo increíble.


Angie de 26 años era trabajadora social en Manhattan. Un día le llega una niña de casi tres años que se llama Karli, que acaba de perder a sus padres en un accidente de tráfico (que la niña estaba en el coche, pero salió ileso).


El jefe de Angie le encarga de cuidar de la niña mientras busca a los parientes más cercanos. Por fin se entera de que el único pariente que existe para esta niña es una mujer de 26 años que se llama Amy y que vive en Denver, Colorado (al otro lado de los Estados Unidos). Hablando por teléfono con Amy está claro que la tía de Karli no sabía nada de ella y que no está segura de que se puede hacer cargo de una niña pequeña. Sin embargo, Angie le cita para por lo menos conocer a su sobrina y sale por el aerpuerto con la niña.


Según cuenta la historia, desde el primer momento Angie tuvo la sensación de que algo había de especial con Karli. Luchaba contra sus sentimientos porque no debiera de sentirse vinculada con ningún niño de su trabajo. Sin embargo, durante el viaje estaba preocupada, pensando que Amy no había demostrado suficiente interés en Karli como para ser la persona más adecuada para cuidarla. Además estaba preocupada por los valores de una familia que ni se mantiene en contacto...


Llegando a la casa de Amy, Angie salió del coche y se quedó parada. Estaba viéndose a si misma en el espejo. Las dos mujeres estaban en estado de shock. Rápidamente confirmaron que las dos habían sido adoptadas. Tenían el mismo cumpleaños. Nacieron en el mismo pueblo. Eran gemelas.


Al final de todo, resultó que la hermana de Amy (madre de Karli) había sido la oveja negra de la familia y habían perdido contacto con ella hace años. Amy se encargó de Karli. Angie se trasladó a vivir en Denver para estar al lado de su hermana y la niña...



Bueno, como digo, ¿Existen las Casualidades?


Es realmente una pregunta muy compleja.




2 comentarios:

Abril dijo...

Me he quedado sin palabras, la verdad. Historias tan emocionantes y bonitas como sorprendentes.

Durante una época de mi vida, miraba las señoras de la calle buscando algun parecido físico al mio. Creo que en cierta forma, alguna vez, aún lo hago.

un beso

Brenda dijo...

Abril,

Te deseo tanta suerte. Con estas historias no quiero sugerir que las búsquedas sean fáciles, pero creo que es interesante considerar el porque de las cosas - ¿Por que en algunos casos pasan estas increíbles "casualidades"? Y esas historias no son las únicas...

Luego, ¿Porque algunas personas buscan tanto sin éxito? No parece justo...