miércoles, 27 de febrero de 2008

¿Y Que piensan los niños?


(Foto)
Hablamos mucho de lo que nosotros, los padres pensamos acerca de la adopción de nuestros hijos y tenemos suficientes cosejos de los expertos acerca de lo que quizás debemos pensar respecto a los padres biológicos, los orígenes, cuestiones de raza etc. etc. y etc.


¿Pero, que piensan los niños?


Esto sí es una cuestion muy interesante - sobre todo porque tiene respuesta - o varias. A la hora de entender porque han sido adoptados, hay toda una serie de explicaciones comunes que se les pueden ocurrir a los niños dependiendo de su edad y desarrollo emocional.


En el libro "Padres Verdaderos Hijos Verdaderos" hablan de estas explicaciones comunes porque es tan importante que nosotros, las madres y los padres, las detectemos. Es muy posible que a un niño se le ocurre un idea totalmente equivocada y que luego interiorice esa idea de tal forma que afecte su identidad, autoestima y relación con su familia adoptiva.


Os traduzco un trocito de "Padres Verdaderos...":


"Entregados para la adopción porque sus padres biológicos no les gustaron.

Niños que fueron dados en adopción o quienes aprenden sobre su adopción durante la etapa pre-escolar muchas veces creen que fueron entregados por algo les pasaba o porque no se comportaron bien or por algo que tenía que ver con su apariencia o alguna otra cosa que tenía que ver con ellos mismos.


Los que tienen un riesgo en particular para creer esto son los niños que tienen algún problema física, mental o emocional. Niños que creen que fueron "entregados/regalados" pueden verse estancados en una rabia intensa y una tristeza hacía los padres biológicos por haberles abandonado - o hacía si mismos por no haber sido 'mejores' niños.


Desafortunadamente, para algunos niños puede haber algo de verdad detrás de esta creencia. Algunos niños son abandonados por sus padres biológicos, y algunos padres eligen no criar a sus hijos porque no pueden con algún minusvalía o no tienen los medios para poder dar los cuidados necesarios. En esos casos los padres adoptivos necesitan comunicar a sus hijos que la elección de los padres biológicos dice más sobre ellos (los padres) que sobre los niños. Puedes decir a tu hijo, 'Nosotros no hubieramos tomado la misma decision; eso fue su (tus padres) minusvalía. Su decisión te hizo daño, pero no tenía nada que ver con quien eres tu.'


Si tu hijo expresa su enfado diciendo algo como, 'Odio a mi madre biológica; fue estúpida,' puedes responder diciendo, "Su decisión a no criarte fue estúpida y estás enfadado, estoy de acuerdo.' A veces debes ayudarle a ver que su madre biológica probablemente tenía características buenas, pero está bien que a veces tu hijo se siente enfadado sin ver a su madre como una persona completa tanto con buenos como malos aspectos.


(Nota: en otro lugar del libro los autores hablan de la importancia de ayudar a nuestros hijos a ver a sus padres biológicos como personas completas - para verse a si mismos como personas completas. No es saludable para la identidad de nuestros hijos ver a sus progenitores solo como personas totalmente buenos ni totalmente malos/equivocados/ignorantes etc. - ese tipo de polarización inmadura es algo que nosotros, como padres, tenemos que ayudarles a superar.)


"Raptados o secuestrados.

Durante la infancia media (desde los cinco años y medio hasta los 10 años de edad) hay un riesgo especial para que los niños crean que fueron secuestrados de sus padres biológicos. Mientras que esto sea una fantasía pasajera entre niños que fueron adoptados siendo más pequeños y que sepan la historia de su adopción, niños que han sido adoptados durante la infancia media pueden agarrarse a esta fantasia como parte de la fase de negación que experimentan como resultado del duelo. Cuando esto ocurre, puede crear para el niño una rabia abrumadora o la sensación de no pertenecer a la familia adoptiva, y puede también servir como obstáculo para crear una relación de apego con los padres adoptivos (quienes el niño puede creer que sean los secuestradores). Este niño puede verse estancado en la añoranza y búsqueda de sus cuidadores anteriores. Lo irónico es que lógicamente un secuestro significaría una sensación de impotencia, pero niños que creen que fueron secuestrados pueden sentir simultáneamente que son los responsables de su situación.


"El niño causó el 'cambio de familia'.

Niños que han sido entregados en adopción durante la adolescencia o durante los años pre-escolares, o quienes aprenden sobre su adopción durante la etapa pre-escolar, a veces creen que no fueron ni entregados (regalados) ni secuestrados sino que de alguna forma ellos mismos causaron el cambio que han experimentado. Mientras que sea obvio que un niño muy pequeño o un bebé no tiene nada que ver con la decisión de sus padres a no criarle, para algunos adolescentes puede haber algo de la verdad detrás de esta idea... Pero, cuando un niño cree que ha causado de forma intencional o no su adopción, esta creyencia crea una sensación de poder espantoso para el niño. Los niños necesitan ayuda para volver a retratar su comprensión de lo que pasó, para ver en que tenían algún control o poder y en que no tenían algún control o poder, y luego necesitan aprender en el futuro a controlar lo que pueden y aceptar que no siempre tienen la responsabilidad para todo lo que pasa en todas las situaciones.


"El niño se perdió.

Niños también pueden creer que fueron separados de sus padres biológicos por accidente. Esta creyencia no está fuera de lo normal con niños que han estado adoptados del extranjero. Desafortunadamente otra vez en algunas situaciones esta idea puede estar basada en la verdad, sobre todo para niños que vienen de paises que han experimentado migraciones masivas o guerras, donde la incidencia de niños sin hogar es alta. Muchas veces esos paises faltan los medios para reunificar a los niños con sus familias; así niños que se han separados de sus padres pueden encontrarse en un orfanato.


Un ejemplo es el caso de Amy (nombre cambiado). La familia de Amy había mudado desde una zona rural de India a una gran ciudad de ese país. Todavía recuerda ella el día que se perdió. Tenía cinco años y había ido a comprar con su prima - de más o menos la misma edad. A la vuelta, Amy decidió coger otra calle, pero su prima insistió en volver por el mismo camino por el que habían venido. Se discutieron y Amy fue por una calle y su prima por otra. Nunca volvió a ver a su familia.


Niños que creen que fueron perdidos por sus familias biológicas pueden verse estancados en las fases del duelo que están marcados por la añoranza y la búsqueda. Pueden sentirse confusos respecto a como su vida ha cambiado y echarse la culpa si creen que fueron los responsables de la separación - quizás por no haber seguido las direcciones o normas de sus padres biológicos. También pueden sentir rabia hacía sus padres biológicos por no haber hecho lo necesario para prevenir su pérdida o por no haberles buscado lo suficiente. Muchas veces esta rabia se interioriza y se convierte en depresión y desesperanza."



Creo que lo que este trocito de "Padres Verdaderos" es relevante para todos los padres adoptivos no porque todos nuestros hijos vayan a llegar a las mismas conclusiones aquí expuestas, sino porque cada vez que nuestros hijos entren en una nueva etapa de desarrollo emocional/intelectual, la mayoría de ellos quizás, volverán a repasar los hechos de sus vidas para intentar comprender todos los detalles desde su nueva perspectiva.


Es importante que estemos conscientes de que pueden llegar a conclusiones equivocadas. Más que nada, pueden llegar a asumir la responsabilidad por hechos que no tenían nada que ver con ellos.


Sabemos que tenemos que hablar de la adopción, que tenemos que contarles su historia y contestar sus preguntas - pero creo que también tenemos que estar conscientes de la importancia de hablarles directamente sobre los motivos mismos de su adopción - sobre el ¿por que? de todo. Igual no tenemos una respuesta para esa pregunta - pero todavía hay que hablarlo.


Una vez leí que nuestro objetivo como padres es "despersonalizar" los hechos que llevaron a los padres biológicos a entregar a nuestros hijos. Esto me parece todo un reto - porque, parece que el mundo gira alrededor del niño y ayudarle a ver que no es así - que no es la causa de todo lo que le ocurre - creo que requiere no sólo una charla puntual sino todo un proceso de comunicación a lo largo de su niñez.

2 comentarios:

Juan y Helena dijo...

Imagino que este dilema se le presenta a todos los padres que nos encontramos en este mundo de la adopción y que en el momento que se tiene que hacer frente a la realidad de plantearle la cuestión a tu hijo actuarás más o menos llevado por las circunstancias que hayan rodeado el proceso.
Os cuento una experiencia cercana:
mi sobrina adoptada en España hace 23 años cuando apenas tenía un mes me contó no hace mucho que ella, al menos conscientemente, no considera su adopción como un abandono de sus padres biológicos y quizas ha aceptado la adopción de una forma natural, apesar de los problemas que hayan podido aparecer a lo largo de este camino que no ha sido todo de rosas.
En fin después de este rollo solo quiero decir que si interiorizamos el proceso como algo "normal" conseguiremos dar una respuesta adecuada y que si en un momento necesitamos ayuda de un profesional ante una visión "distrosionada" de la realidad no deberíamos de dudar y pedirla que seguro que nos ayuda.
Saludos
Juan y Helena
Por cierto enhorabuena por el blog, nos daís permiso para enlazaros a nuestro?
granaventurachina.blogspot.com

Brenda dijo...

Muchísimas gracias por el comentario. La historia de tu sobrina es interestante.

Creo que tienes razón - que es importante llevarlo todo con normalidad. También creo que mucho tiene que ver con la personalidad del niño - que algunos van a querer más explicaciones y otros menos.

Lo que me gusta del libro que he citado es que ayuda a ver como la adopción puede ser visto desde el punto de vista de una persona adoptad - sobre todo una persona que no haya disfrutado de una comunicación buena y completa - y cuando digo completa, quiero decir que la comunicación ha abordado temas como los motivos o supuestos motivos detrás de la entrega del niño - para no dejar lugar a dudas en la mente de nuestro hijo.

Igual no todos los niños van a tener interés en hablar de esto - pero muchos seguramente sí. Enseguida sabremos si quieren ir más lejos con el tema o no.

Otra vez, gracias por el comentario. Y por supuesto me encantaría estar enlazado con tu blog. Lo enlazaré con el mio.

Un saludo!

Brenda