jueves, 27 de septiembre de 2007

"Lo que yo deseo para ti"

El libro "Adoption Parenting" es una colección de artículos y ensayos hechos por padres, especialistas en adopción y adultos adoptados. Ofrecen consejos y perspectivas sobre muchas facetas de la adopción. También incluye una páginas en las que los adultos adoptados nos cuentan a los padres lo que desean para nuestros hijos...

Para más información sobre la foto, hacer click aquí.

"El éxito de la adopción no tiene que ver con que el niño os parece físicamente sino con la cultura dentro de vuestra familia, que después de la "etapa de bebé" podéis encontrar bastantes cosas en común para poder reíros juntos, hablar con ellos, disfrutar de ellos y entender que su vida siendo adoptado será distinto, igual que tu vida ha sido distinto a la de tus padres."
Jane, adoptada

"No importa lo que tu hijo te dice, haz que tu hogar sea un lugar en el que su voz se escucha. Escucha más de lo que hablas, ellos son los adoptados."
Riam, adoptada y también madre adoptiva

"Si sólo podía decir una cosa, sería que tenemos que vivir, hablar, trabajar, cantar y bailar con la certeza de que somos familia. Es ese conocimiento (no creencia) que tenemos tan integrados en nuestros seres que nos hace capaz de permitir que el resto del mundo sigue con su locura de pensar lo que quieren sobre la eminencia de la biología - sabemos que no es cierto. Mi madre que era tan centrada en su familia me dió este regalo. La adopción es como nuestra familia se creó. Por eso estamos orgullosos y alegres. Pero en ningún momento de mi niñez tuve la sensación de que la adopción fue un hecho que sirvió para definir mi existencia. Todavía me enfado, a veces mucho, con los esfuerzos que se hace durante nuestras vidas para definirnos por el hecho de ser adoptados. Ese punto de vista está hecho de pura ignorancia - y continuo con el regalo de mi madre que utilizo como espada y escudo."
Mary, adoptada y también madre adoptiva

"La adopción no es para los que son débiles de corazón. Las emociones te quitan el aire en el momento menos esperado. Y nunca desaparecen, sólo se reciclan. Así que ¿mi único consejo? No olvides la risa, que un buen sentido del humor es necesario para este viaje."
Beth, adoptada, madre adoptiva "mayor" y profesional de la adopción

2 comentarios:

Cris y José dijo...

Hola Brenda, he vuelto ya de mis vacaciones y leo entusiasmada tus palabras en el blog...que por cierto me parece buenísimo.
Estuve leyendo varios apartados y me pareció interesantísimo el de "sentirse diferentes" en una cultura extranjera.
Yo tambien, como tú, soy diferente. He vivido hasta los 13 años en Toronto, Canadá, y despues me he venido con mis padres para España. La verdad es que sé perfectamente lo que significa sentirse "un bicho raro".
En Canadá yo no era una más, era una niña canadiense pero también española. En casa mis padres me obligaban a hablar en español y a leer libros en español (cosa que, por supuesto, yo detestaba). Todos los niños emigrantes y cuyos padres hablaban otro idioma en casa nos sentíamos un poco avergonzados de no ser "canadienses puros" y tambien nos avergonzaba que nuestros padres hablasen el inglés con acento español. Pero esto es normal cuando uno es pequeño y lo que quiere es pasar por uno más, no ser diferente, y no llamar la atención.
Mis padres, desde siempre, me inculcaron el orgullo de ser de raices españolas, mi padre fue el fundador del "Club Hispano" de Toronto,donde aprendí a bailar muchos bailes regionales de España y donde nos relacionábamos muchos españoles e íbamos a clases de español los sábados.
Teníamos amigos canadienses pero tambien españoles y veníamos a España de vacaciones cada dos años.
Luego, una vez que me vine para España, me sentí otra vez muy diferente y muy observada...era una niña que hablaba español con acento y vestía "raro". Los amigos del cole se arremolinaban a mi alrededor pidiéndome que hablase inglés, etc...mi forma de ser y de pensar era muy distinta de la gente de aquí (y a veces lo sigue siendo...jejeje) en fín, siempre diferente.
Por eso sé perfectamente lo que es sentirse rara. Pero quiero aprovechar este blog para deciros que hoy por hoy, a mis 45 años y teniendo ya 2 hijos biológicos y otro en camino (soy del 13 Diciembre 2005 de China) me siento orgullosísima de mis raices, tanto españolas, como canadienses y gallegas..me siento ciudadana del mundo, no entiendo de fronteras ni barreras (físicas, linguísticas ni ideológicas) y quiero darle a mis hijos (los tres) esa enseñánza tán enriquecedora que me transmitieron mis padres.
Seamos naturales y sintámonos orgullosos de nuestras peculiares diferencias..eso nos hace únicos.
Enseñémosles a conocer diferentes culturas y tengamos diferentes amistades...no seamos cerrados. No hace falta que sean todos chinos, simplemente que tengan amigos de diferentes nacionalidades sin poner barreras ni imposiciones.
Creo que esto es lo que siempre he hecho y lo seguiré haciendo..
Un saludo a todos.
Cris

Brenda dijo...

Cris,

Gracias por tu comentario.

Tuve que reírme un poco cuando leí sobre tu niñez en Canadá - porque es exactamente la experiencia de mis niñas aquí en españa. Se quejan de que las niñas del colegio quieren hablar inglés con ellas - y no quieren destacar para nada (¡menos con las notas, menos mal!)

De ellas estoy aprendiendo aún más sobre como es ser diferente - y como tus padres, he tenido que aprender a inculcar en mis hijas un orgullo por sus raíces americanos.

En mi opinión todas estas experiencias nuestras (tuyas, mias y lo de nuestros hijos) puede ser muy, muy útil a la hora de comprender y ayudar a nuestras hijas nacidas en otras países y adoptadas aquí.

¡Gracias por compartir!

Brenda