jueves, 31 de mayo de 2012

Auto-Defensa Moral


¿Cuál es la mejor manera de afrontarnos a los comentarios impertinentes de los demás? ¿Cómo podemos equipar a nuestros hijos defenderse ante comentarios y preguntas que les hacen incómodos?

He escrito sobre este tema en diferentes ocasiones - y quizás lo que voy a decir ahora variará un poco de lo que he dicho en el pasado. Pero voy evolucionando.

Y es que he descubierto el Auto-Defensa Moral.

El Auto-Defensa Moral (ADM) es lo que enseña el doctorado en filosofía Lou Marinoff de City University New York. Es una manera de comprender y tratar los comentarios de los demás cuandon nos hacen incómodos o nos ofendan. Me encanta.

Según el Dr. Marinoff, el ADM tiene tres niveles.

ADM Básico
En este nivel, lo importante es saber distinguir entre algo que ofende y algo que hacer un daño real. Un ejemplo de daño real es cuando alguien no pisa el pié. Si nos ha roto un hueso, nos ha hecho un daño físico que, por mucho que pida disculpas, ya está hecho. Es decir, pedir disculpas no puede arreglar el daño ni quitarlo. Tenemos que sufrir las consecuencias - punto.

Otra cosa sería que alguien te miraron los pies y te dijera, "¡Tienes los pies más feos que he visto en mi vida!" Ahora, no te han hecho daño, pero sí pueden ofenderte.

El Dr. Marinoff está hablando a todos los padres del mundo - y también los educadores - cuando recomienda que enseñemos a los niños y a los jóvenes la diferencia entre daño y ofensa. Ahora vamos a ver por qué...

ADM Intermedio
A nivel intermedio, la Auto-Defensa Moral consiste en cultivar nuestro poder a la hora de aceptar o no una ofensa. Dice el doctor:

"Hay que enseñar a los niños a prestar atención al límite entre la subjetividad y la objetividad, para que lo que otra persona piensa de ellos o les llama, es mucho menos importante que lo que ellos significan para si mismos y para la gente que realmente les importa en la vida. Si tienen una sensación de su propio valor humano intrínseco, lo cual hay que reforzar durante su niñez, nadie puede disminuir su valor mediante etiquetas u otras ofensas. Necesitan saber que la única persona que puede reducir su valor son ellos mismos, cuando bajen al nivel de los que podrían ofenderles. Esto es parte de lo que llamo 'Auto-Defensa Moral' y es lo mismo que necesitamos practicar los demás adultos para evitar el malestar que creamos al confundir una ofensa con un daño."

Entonces, nuestros hijos necesitan distinguir entre algo que les hace un daño real que no pueden evitar ni arreglar con bonitas palabras y algo que simplemente les puede o no ofender - según su interpretación y según lo que ellos mismos deciden.

Conozco un maestro en el arte de no tomar a pecho los comentarios de nadie. Disfrute de un estado de bienestar impresionante. Es lo que quiero que aprendan mis hijas también.

Pero ojo: esto no significa que las ofensas nunca pueden causar daño. Si una persona - sobre todo un niño - recibe ofensas constantemente (comentarios racistas, por ejemplo), sí le puede causar daño psicológico. Hay un límite a lo que podemos soportar. También tenemos que equipar a nuestros hijos para no aguantar situaciones abusivas.

Lo que queremos fomentar es una actitud crítica ante los comentarios y el comportamiento de los demás. Porque es fácil caer en la trampa de ir por la vida casi buscando motivos para sentirnos ofendidos (que - como comenta el Dr. Marinoff - es lo que pasa con todo lo "políticamente correcto").

Mejor comprender nuestro poder, nuestra capacidad de elegir nuestra respuesta ante cualquier comentario.

ADM Avanzado
No estoy segura todavía como incorporar el nivel avanzado en el caso de nuestros hijos. Se trata de cuando alguién realmente nos hace daño; y es saber convertir el daño en algo bueno, en una solución.

El Dr. Marinoff está pensando en personajes de tanto renombre como Gandhi o Martin Luther King. Dice que actuaron de tal forma que crearon una especie de espejo en el que los "malos" podrían verse y así darse cuenta de lo que estaban haciendo, sentirse mal y rectificar.

Personalmente pienso en los casos de acoso o bullying o de reiterados choques con el racismo o las descalificaciones hacía su estatus como hijo adoptivo que experimentan algunos niños. Estamos hablando de más que una ofensa aislada, de algo que se podría o no tomar mal. Estamos hablando de una persecución continua que crea un daño psicológico en la persona.

¿Cómo podría un niño actuar para que los demás vieron reflejados sus acciones? Según el Dr. Marinoff, hay que tener consciencia del bien y del mal para que el ADM avanzado funcione (por eso métodos de Gandhi y King no hubieron funcionado ni en la Alemania de Hitler ni en la Rusia de Stalin).

Os dejo con unas palabras de Marinoff:

"En la vida, todo el mundo ofende a alguien en algún momento. Es decir, que la gente puede decidir sentirse ofendida por tí. ¿Eres hombre, mujer, andrógeno, heterosexual, gay, lesbiana, bisexual o mantienes el celibato? Da igual tu orientación sexual, puedes encontrar a alguien a favor y alguien en contra. ¿Porqué sentirte ofendido por las opiniones que son distintas a las tuyas?... No hagas tuya su problema. ¿Es tu piel negro, blanco, marrón, amarillo, rojo o algún que otro color? Da igual el color de tu piel, siempre puedes encontrar a alguien en favor y alguien en contra. ¿Por qué elegir sentirte ofendido por comentarios que buscan disminuir tu humanidad a base de tu pigmentación? Las personas que hagan comentarios así, disminuyen su propia humanidad. No hagas tuya su problema. Si alguién busca elevarse haciéndote sentir inferior, solo tendrán éxito si aceptas su ofensa. No hagas tuyo su problema."

Bueno - estoy de acuerdo. Solo una cosa - he escrito en otros momentos sobre la necesidad de reconocer los sentimientos de nuestros hijos cuando lo pasen mal por algo que alguién les ha dicho. Sigo creyendo que es importante. Pero también tenemos que equiparles con un poco de filosofía quizás, para poder defenders....

El doctor Marinoff también es autor de "Plato not Prozac" (Platón sí - Prozac no) y "The Big Questions - How Philosophy can Change your Life" (Las Grandes Preguntas - Como la Filosofía puede Cambiar tu Vida).

















1 comentario:

Ana dijo...

La gente criticaba el color de mis ojos por ser negros y los de mis padres azules. Mis padres se reian y contestaban que mis ojos eran de un azul hermoso: azul turquesa. Inmediatamente la critica o cualquier comentario sobre mi raza y mi aspecto fisico cesaba. La autodefensa moral se desarrolla si se fortalece la autoestima de los padres y los hijos modelan la conducta de los padres.