viernes, 9 de marzo de 2012

No Nos Podemos Quejar... ???




Acabo de recibir un comentario muy interesante de una madre que dice "a los padres adoptivos parece que les está vedado quejarse". Es algo que he pensado muchas veces.

Cuando estamos en el proceso, esperando a nuestro hijo, no nos queremos quejar de nada por si no nos concedan la idoneidad, por si nos digan que no podemos adoptar, por si alguien se enfade con nosotros. Hay que tener cuidado...

Y una vez que hemos adoptado, hay otros motivos para no quejarse. Por fin tenemos nuestro hijo en casa. ¿Cómo podríamos quejarnos? ¿Que van a pensar los demás si nos quejamos de cualquier cosa - si llevamos tanto tiempo esperando? Así que, mientras que los demás padres se pueden quejarse cuando no pueden dormir o cuando el niño se está pasando por una etapa difícil o tiene problemas de aprendizaje, nosotros nos tenemos que callar.


¿Es cierto?

En su libro "El Apego en la Adopción", Debora Gray destaca la importancia que tiene para los padres adoptivos comunicar con los demás - sobre todo pedir ayuda o apoyo - en momentos de dificultad. Algunos de estos momentos podrían tener algo que ver con el hecho de que el niño sea adoptado y otros no. Lo importante es comprender que como padres adoptivos tenemos la misma necesidad que tiene todos los padres para sentirnos comprendidos y apoyados.

En su libro, Gray cuento casos bastante extremos, de familias que han adoptado niños que tienen dificultados para relacionarse con los demás, para confiar en las personas, para amar. Al cabo de unos meses, sus padres están totalmente agotados, pero no quieren pedir ayuda - primero para no fallar al niño, para no separarse de él o de ella, y segundo porque en algunos casos temen que los demás les van a ver como padres deficientes...

Somos padres y madres como todos. Somos seres humanos. En realidad, yo personalmente prefiero actuar en vez de quejarme, pero reconozco que hay momentos en los que simplemente necesitamos hablar con alguien y... sí, quejarnos.

Me acuerdo que después de llegar a España con mi hija, me sentí abrumada cada vez que salimos de casa con los niños. Antes habíamos sido una familia invisible, como las demás. Pero, de repente, nos habíamos transformado en una familia visible - no, SUPER visible. Llamábamos la atención de todo el mundo. Además, muchos eran los que hicieron comentarios. Había gente incluso haciendo preguntas. Yo no sabía que hacer.

Pero me daba vergüenza quejarme. No quería dar la impresión de que no estaba contenta con mi niña, que ella tenía la culpa - o, incluso que la situación fuera problemática. Pero hasta mis hijos mayores se sintieron incómodos a veces. Era algo real.

Es importante comprender que desde el punto de vista de muchísimas personas, la adopción no es simplemente una manera de formar una familia. Es un cuento de hadas; es algo sagrado; es una obra de caridad. Y como tal, no cabe la realidad diaria de criar a una familia. No hay lugar para una madre desesperada que no saber qué hacer en algún momento. Por mucho que su situación es igual que la de cualquier otra madre, algunas personas no van a poder comprenderlo simplemente porque no comprenden lo que significa la adopción.

A corto plazo, la sociedad no va a cambiar. Por eso es tan importante que haya asociaciones de familias adoptivas. Lejos de crear guetos, estas organizaciones tienen un papel primordial a la hora de normalizar nuestras experiencias. Crean espacios - reales o virtuales - donde podemos expresarnos con libertad y encontrarnos con el apoyo que tanto necesitan todos los padres.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Quejarse. No me gusta esta palabra. Para actuar es necesario primero ver o reconocer lo que pasa. Acepto que a veces necesito o quiero quejarme, pero otras veces solo quiero hablar, comentar en voz alta lo que me pasa, lo que nos pasa porque es una forma de ver desde fuera, de ganar objetividad... y si la otra persona entra en empatía contigo, mejor que mejor... porque me puede ayudar a entender... Así pensaba... pero pronto aprendí a callar porque se me malinterpretada, solo conseguía aumentar los recelos y prejuicios sobre mi hija... solo conseguía sentirme cada vez más sola y más confusa, ya que me hacían dudar incluso de lo que vivía y sentía. Para mi fue un hallazgo encontrar foros sobre en internet donde se acogía lo que decía, se me ayudaba... totalmente de acuerdo contigo.

Anónimo dijo...

Yo cuando adopté a mi primer hijo descubrí que si me quejaba, recibía indefectiblemente un comentario (o una mirada) del tipo: ¿pero no era lo que querías? Y dejé de quejarme.
Hasta que empecé a relacionarme con familias adoptivas, con las que a veces soy capaz de entenderme con una sola mirada.

http://madredemarte.wordpress.com/

Anónimo dijo...

No sé si fue queja o desahogo pero fue este blog mi primer contacto con la post-adopción y tomé contacto algo “desesperada” con Brenda y mi alivio fue tan grande (tan solo de escribirle un mail) que a partir de ahí pude buscar ayuda. Una ayuda que yo necesitaba desesperadamente para enfrentar todo lo que me estaba sucediendo. Creo que fue a tiempo y el terapista (psicoterapista sistémico) fue acertado en todos absolutamente todos los sentidos. Reiteré mis intuiciones, logré mis conclusiones, apliqué mis decisiones. Creo que echar una mano, como lo dice Brenda en el otro post, es increíblemente necesario. Reconocer el dolor y el sufrimiento de los otros, escuchar, apoyar incondicionalmente e incentivar a creer en ellos mismos es fundamental. Es increíble como virtualmente me ayudó Brenda (tal vez sin saberlo!). Mi conclusión: hay que estar cerca de los que nos escuchan, oyen, intentan comprender, nos dan fuerza y cariño sin juzgarnos o evaluarnos. Y a su vez, alejarse de las personas que no nos dan espacio para entender lo nuestro, lo que vivimos, lo que sentimos, los que nos juzgan. En definitiva, hay que acercarse a personas que se parecen más a uno. Esas personas existen solo que luego de ser madre/padres adoptivos (y tal vez biológicos, no lo sé!) te das cuenta un poco mejor de cómo son las personas que te rodean.
Lis

Abrilinos dijo...

Bueno a mi tampoco me ha gustado nunca quejarme en vano, pero si desahogarme aunque ello lleve acompañado algo de queja para ser escuchada. Ser madre por primera vez es un cambio tan espectacular que a veces te ves desbordada. Tienes muchas dudas y si tu hija es adoptada más, con la particularidad que de que hablar con padres adoptivos no es facil porque somos pocos. Yo algunas veces me he sentido mal por no ser lo feliz que "deberia" ser despues de 5 años y medio esperando a mi hija, y no por ella porque es lo mejor que me ha pasado en la vida, sino por lo que me rodea, por los cambios que ha experimientado mi vida, por los conflictos que causa con la pareja, por el nerviosismo incontrolado de tener una responsabilidad tan grande en tus manos, por esperar de los demas hacia mi hija más de lo que he recibido, por tantas cosas que imaginaba serian de otra forma y que ahora no me gustan. Solo he recibido la comprension de una persona porque a ella le pasó algo parecido, pero siento como si no pudiera hablarlo libremente.
Bueno espero haberme explicado bien.
Gracias Brenda por dejarme expresar y por contestar a mi pregunta.
Isabel

Roberto Pili dijo...

La búsqueda del equilibrio es un camino sin un final definitivo. Si la experiencia es un valor que nos permite hablar con mayor conocimiento del tema, también es cierto que ver las cosas desde una oportuna distancia ofrece otros recursos para un juicio fundado. Así que todo el mundo acaba teniendo razón, y todo lo contrario :-))
No te quejes por que es lo que has querido (hay quién se queja sin razones o en exceso, cierto), tengo derecho a quejarme por que sé de lo que hablo (hay cantidades de personas a las que los prejuicios, los tópicos y el escaso ejercicio de la inteligencia empujan hacia consideraciones que no se merecerían un segundo de atención).
En el fondo, lo que nos tendría que interesar es tomar lo útil de ambas partes y me refiero a "útil" como a esa parte muy especifica que concierne nuestro caso particular. Por que la categoría de "padres adoptantes" no existe, así cómo no existe una categoría de "hijos adoptados!! Cada caso es diferente. Nadie mejor que los padres adoptantes y los hijos adoptados tendrían que saberlo :-)
Gracias Brenda por, una vez más para, abrir puertas a la reflexión.
Roberto

Carmen India dijo...

Hola:

Cómo digo siempre, somos padres como todos y ni a nosotros nos han dado un manual de instrucciones, ni los niños vienen con él.

Así que como personas normales, como padres también nos quejamos.

Y además de padres, somos padres "titulados" con lo que entendemos antes que otros que si necesitamos desahogarnos tenemos asociaciones de padres para hacerlo y si necesitamos ayuda, tendremos que buscarla.

Un besico

Ángeles dijo...

Es fundamental la comunicacion y fundamental quejarse. ¿Porque no nos vamos a quejar por ejemplo de que nuestro hijo o hija sean lentos comiendo ?? con lo que desespera a una madre eso !!!... porque estar bien alimentados es fundamental. Pues a veces (puede ser imaginacion mia ) me parece que los demas lo ven como una queja de mi a mi hija, y no digamos si no saben que es eso porque los suyos comen rapidisimo...
Lo pueden llamar quejas , sí, pero no es queja es desahogo.
La comunicacion entres los padres sean adoptantes o no es una ayuda y terapia que es necesaria.
Me encanta tu Blog.
Angeles

Anónimo dijo...

Quizás sea la percepción de algunos padres adoptivos eso de que no nos podemos quejar, o que a veces no nos sintamos comprendidos.

Mi proceso de adopción fue complicado, largo... (supongo que como otros). Me encontré tantos obstácuilos que en algunos momentos me parecía que sencillamente estaba siendo tozuda. Un día comenté a una persona próxima que cuando ya fuese madre realmente no podría quejarme, porqué lo sería gracias a mi cabezonería. Esa persona me respondió: "y porqué no; harás lo que todos."

La verdad es que ahora comento, me quejo... estoy contenta... como todos y siempre me siento acompañada y comprendida por las personas próximas. Eso no quita que esté en foros de adopción, lea blogs... Todo ayuda y os agradezco el trabajo a los que nos facilitáis la información, la reflexión....

Mª Carmen dijo...

Más que quejas,yo creo que radica en abrirse a los demás y contar lo que te pasa....por eso soy partidaria de los blogs abiertos,por nuestros hijos...¿sabeis porque?,porque la experiencia de estos años me ha hecho ver que si tu te anticipas y cuentas,das pie a quien en su no atrevimiento por miedo a creer que sólo le pasaba esto o aquello a él,indirectamente has creado una vía en la que acabas descubriendo en algunos casos que no era algo de lo que te pasaba a tí sólo ,sino que había alguien más,pero que a veces alguien tiene que tirar primero para que los demás rueden.Yo he aprendido y sigo aprendiendo de los demás,y en multitud de ocasiones ha sido porque he iniciado yo la conversación contanto mi intimidad.....la otra persona se ha sentido indentificada,y mira por donde he podido descubrir cuantas cosas nos unen a las familias adoptantes en relación a experiencia de vida durante el desarrollo de crecimiento de nuestras hijas............también es cierto que por mi trabajo hablo con muchas madres y eso más dar pie a intimar,me ha enriquecido mucho y ver que muchas cosas siguen la misma linea:ejemplos.......sobre temas escolares........racismo,bulling,celos de otros por ser diferente,el extres en los niños o los tics por consecuencia de ello....,la sociedad,colegios ante la diversidad y si están o no preparados...la preparación de los pediatras o la seguridad social ante un niño adoptado y su implicación de esta en ofrecerle mejores vias para avanzar tanto en estimulación,logopedia....o si es como la loteria y sino te toca un buen profesional buscate la vida y afloja el bolsillo etc.....etc....con estos ultimos no tube suerte,sin embargo ,por lo que comentabamos antes,sé de gente que con más recursos económicos le apañaron todo.......ya se sabe que más vale caer en gracia que ser gracioso.....pero bueno me queda el sabor de boca de haber podido acompañar e informar a padres que no estan por estos medios y que no tenían ni idea de muchas cosas e iban desorientados..........algunos del cole de mis hijas,de hecho les envio por email todo lo que puedo y me lo han agradecido mucho ,porque estaban un poco offffff...........de todas formas aún queda para rato,esto no ha hecho nada más que comenzar.¿Os acordais cuando antiguamente no se hacian tantas charlas en conselleria de postadopción,y todos los padres sobre todo de toda esta red que crea los foros,las asociaciones etc,fuimos los promotores?......pues nuestras hij@s crecen y todo esto actual que se comenta,sobre colegio,racismo,estimulación,tdha, alimentación,juego deporte y sus beneficios y un largo etc...y que los padres adoptantes los demandan porque todo es importante,también lo hablaran pienso que más adelante ellos......porque ahora vienen otros retos y ya no es sólo la adaptación,la luna de miel.....etc....todo acompañamiento es poco..........por eso es tan importante que las familias nos comuniquemos y contemos.
BESOS