domingo, 1 de mayo de 2011

Y el Padre Biológico...




En su libro Lost and Found (Perdido y Encontrado*) Betty Jean Lifton analiza a fondo la experiencia de varias personas adoptados que han buscado a sus padres biológicos - con o sin éxito. Lifton es una figura importante en el mundo de las adopciones en Estados Unidos porque es psicólogo (doctorada y especializada en adopción), es adoptada, es autora de muchos libros sobre adopción y lleva muchos años trabajando con personas adoptadas y entrevistando tanto a ellos como a otros expertos. También está conocido por estar a favor de abrir los archivos de los adoptados y dejarles descubrir su pasado sin trabas legales.




La búsqueda de la madre biológica como lo presenta Lifton es fascinante. Nos lleva por un laberinto de posibles resultados, expectativas y reacciones tanto por parte del hijo como por parte de la madre. Pero según Lifton la búsqueda del padre es distinta:




"Buscando al padre es la última etapa de La Búsqueda, pero uno normalmente no lo comienza hasta que se ha llegado a digerir la reunión con la madre. Habiendo gastado tanta energía en esa primera búsqueda, el adoptado no tiene la energía psíquica para buscar al padre enseguida. Una vez más, el tiempo es un factor. Varía con todo el mundo, pero los adoptados parecen tener un reloj interno distinto a los demás. Sus amigos no pueden creer como pueden ir dejando pasar los meses, incluso años, entre una etapa y otra de La Búsqueda. (Un hombre adoptado) dijo que incluso su padre adoptivo se estaba preguntando porqué había dejado pasar cinco años después de encontrar a su madre biológica sin hacer nada por buscar al padre. Yo tardé diez años en poder preguntar a mi madre quién había sido mi padre. Sin embargo, conozco otras personas que parecen preparados para buscar después de unos meses."




Me acuerdo que de 4 a 5 años mi hija estaba muy preocupada por su madre biológica: ¿Dónde estaba? ¿Podríamos visitarla? Si fuéramos a China ¿podríamos encontrarnos fácilmente con ella? Si no sabíamos dónde estaba ¿Por qué no llamarla? Tuvimos que tratar estas preguntas una y otra vez. Ella incluso dibujo varios planos para llegar a casa de su madre cuando le explicamos que nos faltaba información para saber llegar a su casa.




Entonces una noche, entré en su cuarto para darle un besito. Su hermana ya estaba dormida. Era el momento perfecto... "Mamá ¿y mi padre chino?" Y tuvimos que comenzar de cero con las mismas preguntas - incluso la misma posibilidad de llamarle por teléfono si no podríamos encontrar su casa.




Desde entonces el padre ha sido una figura de interés, pero no como la madre.




Lifton nos recuerda que el papel del padre es bien distinto a la de la madre:




"En los días anteriores a las pruebas de ADN, Margaret Mead me recordó que el papel del padre humano fue una invención social, mientras que el rol de madre es un hecho palpable. Lo que quería decir es que la paternidad tenía una trampa conveniente - porque mientras se podía probar quien no era el padre, no podrían probar quién lo era.




"No pocos hombres se han aprovechado de la ambigüedad de la naturaleza negando su paternidad. Mi padre fue uno de ese género de los machos... Durante una cita con mi madre se había calentado rápidamente - él tenía veintiún años, ella dieciséis - pero se enfrió incluso más rápidamente cuando la tía de mi madre le informó de que estaba embarazada. No estaba dispuesta a casarse con ella, incluso con la promesa de anularlo inmediatamente después.




"Si uno quería ser generoso, podría decir que los hombres como mi padre son víctimas de su biología, también - en que no pueden controlar esas espermas pródigas, que van adelante en un momento de pasión - en que la naturaleza no les ha capacitado con suficiente imaginación para proyectar nueve meses en el futuro cuando de esa unión tan impulsiva saldrá una niña o un niño real y vivo, quizás incluso su vivo retrato.




"Veo mi padre macho y su tipo en el chimpancé varón quién, habiendo hecho su deporte, se va a otra parte de la jungla.




"Veo mi padre macho en los soldados irresponsables quienes hicieron y siguen haciendo los bebés de Japón, Corea, Tailandia, Vietnam, Alemania - vayan dónde vayan nuestras tropas en el mundo - los bebés que dejarán y que han dejado sin nombres, sin apoyo, sin cariño, y sin ni sus familias ni sus gobiernos obligándoles a ser responsables.




"Pero, también tengo empatía para mi padre. Está muerto, así que nunca podré saber cómo me hubiera recibido. Los que le conocían bien dicen que su culpabilidad podría haber sido el motivo de la rabia que llevaba con él durante toda su vida, y por su devoción a los niños de los demás. A pesar de todo, la parte de mí que añora ver la cara de mi padre, llora por el padre macho que nunca conoceré."




Lifton reconoce que hay todo tipo de padres. Hay los que se preocupan muchísimo por los hijos que engendran. Y aquí me gustaría mencionar que he encontrado casos importantes en Estados Unidos de padres que han peleado durante años en los tribunales para conseguir a los hijos que fueron dados en adopción por sus madres biológicas. También hay padres que reciben a sus hijos con muchísima alegría - incluso cuando nunca sospecharon de la existencia de estos. Conozco varios casos así:




-Una amiga que tuvo un hijo sin casarse del padre, por fin decidió escribirle una carta porque el hijo preguntaba tanto por su padre. El padre estaba loco por conocerle y formar parte de su vida.




-Un padre que nunca tenía ninguna constancia de haber sido padre se dejó entrevistar por Radio Nacional de EE.UU. (NPR) después de que su hijo le encontrara y le contara la verdad. El hijo es su vivo retrato y está contentísimo de ser padre. Hoy tienen una buena relación.




-El hermano adoptado de una amiga mía encontró a su padre. Resultaba ser un motorista al estilo de los "Hell's Angels". El padre dio saltos de alegría y convocó a toda la familia extensa para una fiesta que dejó asombrado a su hijo.




-Un hombre que se había opuesto al embarazo de su novia dejó que ella dio a la niña en adopción. Sin embargo, cuando la niña tenía 10 o 11 años y la madre no pudo resistir el deseo de encontrarla, el padre fue con ella (que la pareja siguiera juntos). Pasaron por la casa de la niña en su coche y allí estaba, jugando en la calle. Desde ese momento, el padre ha mostrado mucho interés en "su niña" - lo cual ha causado una situación incómoda para los padres adoptivos, pero eso es otra historia.




Muchos de nosotros hemos adoptado de países lejanos y quizás nuestros hijos nunca van a conocer ni a sus madres biológicas ni a los padres, pero creo que los casos que si podemos conocer, pueden servir para ayudarles a comprender este fenómeno y quizás sentirse más completos.




Me encantaría conocer las impresiones y experiencias de vosotros en cuanto a los padres biológicos, desde experiencias de haberles conocido hasta la experiencia de hablar con nuestros hijos sobre este aspecto de su pasado.




*"Lost and Found" is como se llama "Objetos Perdidos" en inglés. En EE.UU. se podría escuchar un intercambio así: "I can't find my watch." "Have you checked the Lost and Found?" (No encuentro mi reloj. ¿Has comprobado el "lost and found"?) Así que el título del libro está jugando con este concepto. Es más que simplemente "Perdido y Encontrado", es un lugar donde se encuentra lo perdido...

5 comentarios:

cuadernoderetazos dijo...

De momento toda la curiosidad de mi hija (8 años) se centra en su madre china. A veces habla de sus "padres chinos" y fantasea sobre el por qué de su abandono. Me he preguntado muchas veces cuándo despertará a la idea de que tiene un padre chino y quizás hermanos chinos.
un saludo
Itsaso

Anónimo dijo...

En nuestro caso, el primer foco de interés fue la madre... pero cuando empezamos a hablar del padre (en el momento en el que mi hijo mayor preguntó por la genética, por qué él era como era), este foco de interés cambió. Quiero decir que a él posiblemente no se le ocurrió pensar en el padre... pero cuando surgió esta figura, le resulta más interesante y fascinante que la madre, probablemente, porque madre ya tiene en casa y padre no... al pequeño parece sucederle lo mismo.

http://madredemarte.wordpress.com/

Mei dijo...

Sin duda el padre bio es el gran olvidado...Siempre pensamos en la madre y...quién sabe...quizás el padre jugó más papel en las historias de nuestros hijos que la madres...Quién sabe!!!

Anónimo dijo...

Hola soy adoptada,ya he encontrado a mi madre biologica, ahora estoy buscando a mi padre biologico para cerrar mi libro (como yo le digo).
Sé que cuando me presente a él será una reaccion un poco extraña pues él piensa que yo naci muerta. Eso si él se acuerda de esos momentos.

Anónimo dijo...

Mi hija acaba de mostrar interés por primera vez en su padre chino... más bien lo ha mencionado por primera vez.
Una noche hace poco, medio dormida "creo que mi madre china estará sola"
"sí mis madre china y mi padre chino estarán solitos sin hija"
Cuando yo le contesté que quizás tenía hijos, la verdad, no le hizo ninguna gracia la idea. Pero por ahora no ha vuelto a mencionar a ninguno.

Es la primera vez que habla de su padre. De su madre china debe haber hablado unas 50 veces.

Saludos y gracias por tus recomendaciones
Eva DE