lunes, 19 de octubre de 2009

Esos Malos Oportunos

Imágen de Allposters.es:
Valentía - Sólo cuando ya no tenemos miedo comenzamos a vivir.

He robado el título a un reportaje excelente del Diario Sur escrito por José María Romera.

Basado en el concepto de que "no hay mal que por bien no venga", este reportaje me ha hecho pensar en la adopción - un magnífico ejemplo de como del mal - un abandono, la pérdida de un hijo por parte de alguien - puede salir el bien: la formación de una familia nueva y la creación de una nueva fuente de amor y felicidad.

También me ha hecho recordar como la historia nuestra no se acaba allí. Nosotros, los padres por adopción tenemos no sólo todas las tareas que tienen los demás padres y madres, sino la "capa extra" - de la que se trata este blog. Consiste en todo lo añadido que trae nuestros hijos - su pasado, su genética, sus diferencias, su raza, su búsqueda y sus necesidades emocionales. Si nos cuesta a nosotros comprenderlo todo sólo podemos imaginar lo difícil que pueda ser para nuestros hijos!

Y mientras que nosotros, los padres, podemos enfocarnos 100% en el bien que nos ha tocado, lo más probable es que nuestros hijos se enfrentarán - sobre todo durante la adolescencia - con el mal que originó un cambio tan abrupto en su destino. Pero esto no tiene porque ser algo negativo:

"Rara vez las personas que han alcanzado el éxito llegaron a él por un camino de rosas. Por regla general, las mejoras se obtienen a través de una sucesión de conquistas y de fracasos, de alegrías y de penas. Los seres más felices suelen ser aquellos que han transformado su vida a partir de grandes crisis. Porque sin al menos una pizca de dolor, de conflicto, de problema, es improbable que nadie aprenda a valorar aquello que posee o que alcanza y a desarrollar capacidades de resolución. Cualquier proceso de crecimiento -desde el personal hasta el empresarial- pasa por una o varias crisis. Ellas nos obligan a ser imaginativos y audaces, a actuar con realismo, a tomar precauciones, a buscar salidas distintas a las consabidas, a adquirir nuevos útiles intelectuales y psicológicos, en suma: a madurar," Dice Romera en el antes citado reportaje.

Mi experiencia personal me confirma que la felicidad puede alzarse de las cenizas de las crisis más profundas. Entonces ¿Porque no quiero que mi hija sufra?

¿Porque me preocupa tanto que los hechos de su pasado la podrían hacer dañar? ¿Que la palabra "abandono" entrara en su mente como una tormenta capaz de arrasar su autoestima? ¿Que un hueco - ese hueco del que hablan tantos adoptados adultos (y que he conocido en familiares y amigos adoptados) - se apoderara de su corazón para que estuviera siempre detrás de "algo" que lo llenara?


Si he disfrutado yo de tanto bien gracias a los desiertos que he cruzado y los infiernos que he vivido y sé que los mismos hechos de su vida darán las mismas ventajas a mi hija ¿Porque siento que tengo que bloquearle el paso, suavizarle el camino y dirigir sus ojos hacía otros horizontes?


Quizás porque estoy demasiado consciente de lo que significa pasar por dificultades durante el niñez. Es - en mi opinión - sumamente arriesgado porque todavía la persona no ha alcanzado un madurez suficiente para asegurar el éxito. Mientras algunos adolescentes y jóvenes logran conquistar otros acabarán abatidos durante una etapa crítica que pueda afectar el resto de su vida.

Por eso me interesa tanto el tema de la "resiliencia", de fomentar la fortaleza (La Fortaleza es un Virtud) en nuestros hijos desde pequeños.


Ségún dos especialistas en resiliencia, el Dr Robert Brooks y el Dr Sam Goldstein:

"La investigación ha demostrado que la resiliencia es el rasgo más importante que puedes desarrollar en tus hijos. Se trata de ayudarles a enfrentarse a cualquier desafío con seguridad.


"Si alguien te preguntaba que es lo que querías en tu vida para tus hijos, puede que dirías felicidad, éxito escolar, amistad, una familia cariñosa, una profesión gratificante. Aunque no puedes dar todas estas cosas a tus hijos, puedes desarrollar en ellos el rasgo que es la clave para alcanzarlos: la resiliencia.


"Un sin fin de estudios ha demostrado que la resiliencia - el tener la fuerza interior para poder con cualquier desafío - es crucial para los niños que se enfrentan a enormes dificultades. Pero en nuestro mundo de alta velocidad y estrés, todos los niños necesitan la capacidad para vencer obstáculos y superar reveses (decepciones) - o en el colegio o en el campo de fútbol o en el patio del recreo.


"En nuestros 50 años (entre los dos) de práctica como psicólogos clínicos, hemos visto como muchos padres en realidad sabotean la capacidad de sus hijos para ser resilientes en vez de fortalecerla."


La última frase me choca. ¿Sabotear a nuestros hijos? ¿Será posible?


Sin duda, pero no de forma consciente y creo que hay muchos factores que podrían contribuir a ello:


Las Prisas

El ritmo de actividad de la vida moderna hacer que perdemos muchas oportunidades cotidianas para escuchar, sentir, comprender, reflexionar - igual incluso para conocer de verdad a nuestros hijos y así apoyarles en su tarea de crecer fuertes.


El Estrés

Creo que el estrés - esa percepción de presión y agobio que vamos creando dentro - hace más difícil prestar atención a los demás, incluso a nuestros hijos. Hace también que reaccionamos muchas veces sin reflexionar lo suficiente.


La Presión

En la sociedad occidental tenemos un afán para mejorar, triunfar y alcanzar el éxito en vez de simplemente "ser". Si es cierto que para cultivar la resiliencia en nuestros hijos hay que aceptarles tal como son, igual tenemos que cuestionar la sabiduría de este rasgo de nuestra cultura.


Una Vida Instantánea

En un mundo de soluciones instantáneas, cuesta demostrar a nuestros hijos la paciencia y perseverancia necesaria para crecer bajo la presión de una crisis. Todos - incluso los padres - queremos sentirnos bien ahora mismo y tener todas las respuestas ya.


La Sobreprotección

La sobreprotección no fortalece a nadie, pero aún así podemos persistir en contar cuentos de hadas (y de cigüeñas...) para que nuestros hijos no tengan que enfrentarse con la realidad porque no queremos que sufran.


Reproduzco aquí otra vez el decálogo de los doctores Brooks and Goldstein para cultivar la resiliencia en vez de sabotearla:


1. Mostrar empatía

2. Comunicar con respeto

3. Ser flexible

4. Presta Atención 100% al niño

5. Aceptar a tus hijos tal como son

6. Dales la oportunidad de colaborar

7. Tratar los fallos como oportunidades para aprender

8. Destacar Fuerzas y Habilidades

9. Deja que tus hijos solucionan problemas y toman decisiones

10. Disciplinar pare enseñar - no para humillar o intimidar.


Y me gustaría terminar con otro trozo de ese reportaje que tanto me gusta de José María Romera, Esos Males Oportunos:


"No podemos evitar los males que nos sobrevienen, pero sí corregir nuestra actitud a la hora de afrontarlos. Si nos dejamos llevar por la pesadumbre es muy probable que no alcancemos a percibir el lado positivo que se esconde en muchas de las pequeñas o grandes contrariedades de la vida. Como explica Boris Cyrulnik, el problema suele provenir de la tendencia general a dar respuestas tristes a situaciones tristes, a concentrar nuestra mirada más en los que sucumben que en los que se levantan después de un tropiezo. Estamos instalados en una cultura del victimismo que concede mayor autoridad al llanto que a la sonrisa y que considera poco menos que un sacrilegio el hecho de buscar la parte beneficiosa de los sucesos dolorosos o traumáticos."

9 comentarios:

laura dijo...

Me ha encantado esta entrada porque creo que desde el principio la adopción es para padres e hijos una paternidad más evolucionada (en el sentido de evolución interior como persona) justo por aquello de que ambos padres e hijos provienen de una época de crisis (entendida como cambio trascendental en la vida). El hijo por su drástica y temprana forma de perder a la familia biológica y el padre porque en el embarazo burocrático largo y muchas veces injusto y luchado, aprende que lo bueno se hace esperar y todo tiene un sentido , el sentido del aprendizaje previo a la adopción.
Pero luego, partiendo de esta ventaja y de la resilencia que ya ha pasado por la vida del padre al menos, llegamos a lo mismo que los padres biológicos o cualquier padre: querer evitarle el dolor a nuestros hijos y esto, es simplemente imposible. Debemos acompañarlos en este dolor que es además suyo; tratar de no sentirlo como nuestro para siendo fuertes poder ayudarles. Este es el "error humano, muy humano" que veo en algunos papás. Es entonces cuando dejamos de enseñar y transmitir la resilencia, fundamental para ellos porque el aprendizaje creo que debe ser el clásico de "Todo aquello que no nos mata nos hace más fuertes".
Y es que pienso que es fundamental para padres entender desde dentro la adopción y a veces esto requiere de terapia y mucha formación, para llevar a cabo las funciones de padres-terapeutas que nuestros niños necesitan. Y en muchas ocasiones nuestros hijos tambien van a necesitar lo mismo.
Cuantpo antes nos abramos a esta idea mejor. Esta es al menos mi experiencia desde el otro lado, el profesional.
saludos y gracias por estas entradas que nos llevan a la reflexión.
laura

Roberto Pili dijo...

Bien!!
Además no podemos evitar los palos, por mucho que hagamos. A veces son tan fuertes que nos hacen doblar la rodilla a pesar del escudo que nos protege.
Pero nos volvemos a levantar.
Enseñar a volver a levantarte y seguir, es de los mejores maestros.

un abrazo
Roberto

Abrilinos dijo...

La resiliencia, concepto que me interesa muchisimo no solo como madre sino como mera superviviente.
Yo he pasado por pocas crisis en mi vida, gracias a Dios, pero hubo una que me lo cambió todo. Me hizo replantearme mi vida entera, pero te puedo decir que después de esa crisis soy más feliz que antes. Me siento mas fuerte, mas segura de mi misma. Suele ocurrir esto en la mayoria de las personas que han tenido cancer. Es como subir un nivel, tras el dolor.
Yo soy muy partidaria de no sobreproteger a los hijos, porque eso no les traerá nada bueno. Que queremos que no sufran? por supuesto que no, pero ellos tienen que aprender a tomar decisiones por ellos mismos y equivocarse porque llegará un dia que tendrán que andar solos, cuando nosotros ya no estemos, y ese dia se sentirán que no saben a donde ir. Tenemos que darles esas herramientas de que hablas para hacerlos fuertes e independientes. Además si algun dia los vieramos sufrir , no les faltará nuestro aliento, pero nosotros no podremos decidir por ellos.
Yo tambien creo que lo importante será fomentar esa resiliencia como dices, para hacerlos fuertes y asi hacer frente a las vicisitudes que les plantea la vida. Tambien creo que otra cosa fundamental es respetar a tus hijos y aceptarlos como son, que eso a muchos padres se les olvida, eclipsando su personalidad y su capacidad de decisión. Y por encima de todo esto, SER POSITIVOS SIEMPRE, porque siempre hay algo bueno en todo simplemente hay que querer encontrarlo.
Muchas gracias por esta maravilla de entrada que como siempre nos enseña tanto.
Besitos
Isabel

José Luis dijo...

Muy interesante y útil este post (como todos los que escribes)
Me alegro que estés de nuevo escribiendo tras el paréntesis del verano.
Saludos

M.CARMEN-J.CARLOS dijo...

Gracias por este post, es muy enriquecedor y ¡qué cierto en este país en el que se mira más a los que sucumben!

Brenda Padilla Ericksen dijo...

Gracias a todos por los comentarios - como siempre, agradezco un montón la colaboración de todo el mundo.

Besos,

Brenda

martin dijo...

Y como dice Roberto Pili, nos volveremos a levantar y escribiendo nuestras reflexiones,experiencias y sentimientos nos ayuda a hacerlo,es muy interesante aprovechar lo que nos ofrece hoy la red para reflexionar en voz alta,hay hacerlo por nuestros hijos/as.
Un saludo a tod@s.

lara ying , martin y fina.

Anónimo dijo...

During pregnancy you will most likely be thinking Abercrombie and Fitch of the time when you give birth. Well, there Abercrombie is the nursing period post pregnancy Abercrombie Sale that you may be thinking of as well. Cheap Abercrombie Nursing tops and bras are available Abercrombie outlet for you to purchase. These types of shirts and undergarments buy Abercrombie help make the nursing process Abercrombie clothing easier and much more efficient.Looking abercrombie & fitch ahead toward your delivery and beyond Abercrombie kids you may want to consider nursing tops as well. Regular tops Abercrombie Outerwears may be inconvenient for a nursing mother. Especially Abercrombie & Fitch Outerwears when out in public and may need more privacy, Abercrombie Hoodies nursing tops may be more effective as opposed Abercrombie & Fitch Hoodies to regular tops.Maternity clothes can also be helpful for you in the first few Abercrombie Polos months after delivery. Although wishing yourself Abercrombie & Fitch Polos back into your regular size jeans Abercrombie Shirts may give you hope but normal women probably need a Abercrombie & Fitch Shirts little time to ease themselves back into their normal jeans. In the meanwhile, Abercrombie handbags your maternity wear can help you through this transition process.Beaches Abercrombie bags are excellent places for people who want to have a good time. The usual environment in the beach is calm or fun, which is perfect for people who want to relax. The beach is an ideal place to spend the summer, or birthdays or anniversaries. Or for no reason as all.

Ana dijo...

Muy interesante lo que retomas sobre resiliencia y me quedo con la última parte donde retomas a Cyrulnik: "buscar la parte beneficiosa de los sucesos dolorosos o traumáticos". Estoy cansada de leer y escuchar que los adoptados tenemos una mochila, como si no tuviéramos nada bueno, que los adoptados tenemos la herida del rechazo y del abandono. Parecen frases de cajón. Por qué no cambiar estas frases por: los adoptados son personas con muchas fortalezas internas, que los padres adoptivos tenemos que ayudarles a descubrir. Gracias a la entrega de los padres biológicos, la vida le está dando la oportunidad a este niño de descubrirse en un mundo nuevo, a través de una familia adoptiva. Creo que los expertos en adopción siguen en pañales porque siguen con estas frases y tanto los padres adoptivos como los hijos adoptivos, sufrimos con estos mensajes nada positivos.