martes, 18 de noviembre de 2008

Mamá, Papá ¿Y los que no fueron adoptados?


(Foto: "Al mundo, puede que seas una sola persona... pero a una sola persona puede que seas el mundo." -anónimo)

El viernes 14 de Noviembre 2008 hice una entrevista a Amy Eldridge, una de los fundadores de Love without Boundaries (como "Amor sin Límites") un ONG que trabaja de forma incansable en China para proporcionar atención médica, nutrición, educación y mucho más a niños necesitados. En su mayoría son residentes de los más de 100 orfanatos que reciben ayuda de esta organización. Amy es madre de siete hijos - dos de ellos (una niña y un niño) de China, y me dijo algo que no puedo olvidar. Fue algo así: Llega el momento en que tus hijos te preguntan - "¿y que pasa con los demás - los que no fueron adoptados?"

Love without Boundaries es una respuesta a esa pregunta tan difícil.


Lo que pasa en realidad en un país como China - según Amy - es que la gran mayoría de los niños que llegan a un orfanato tienen problemas de salud, algunos bastante graves otros no tanto. Ella ha conocido a familias que confiesan haber dejado a sus hijos en un orfanato simplemente porque pensaban que allí tendrían más posibilidades de conseguir la ayuda necesaria. Pero la triste realidad es que no es así.


Aúnque este ONG se formó en 2003, de alguna manera, Love without Boundaries comenzó en 2001 cuando Amy recibió en China a su primer hijo - una niña - de ese país. Era tan delgadita que la madre quiso ver el orfanato para saber como podría colaborar para mejorar la situación de los niños. Dice que el director le enseño un niño con la piel azul, se estaba muriendo por culpa de un corazón que no le hacía llegar el oxígeno suficiente. Amy preguntó por la fecha de su cirugía y el director le mostró una cara de tristeza. Era imposible. El niño iba a morir.

Hoy, ese niño es un milagro. Un grupo de personas se movilizaron para recaudar los fondos necesarios para hacer la operación (sólo unos 6,000 euros en China), cuidar de él durante su recuperación y ayudarle a llegar a su familia. Hoy está sano y vive con su familia adoptiva - y como él hay muchísimos más, más que nada niños que nacieron con problemas de corazón o problemas de fisura del paladar que están bien y que están con sus familias gracias a los esfuerzos de Love without Boundaries. Algunos de esos niños hoy viven en España.

Ahora más que 100 personas de muchos países, incluso China, que trabajan con Love without Boundaries de forma totalmente voluntario. Hay cirujanos que viajan a China para colaborar con el programa médica. Hay fisioterapeutas que proporcionan formación al personal de los orfanatos. Hay gente organizando la compra y el entrego de leche en polvo de alta calidad (de Nestlé China). Hay personas organizando eventos y actividades - incluso la publicación de un libro precioso - para recaudar fondos para financiar operaciones en hospitales Chinos, programas de acogida familiar, becas para estudiar y la compra de ropa, zapatas y todo lo demás.


Love without Boundaries Llega a España

Desde hace varios años recibo el boletín de esta organización que ya se está registrando en España gracias a la colaboración de un grupo de maravillosas mujeres. Ya se puede recibir el boletín en Español y lo recomiendo a todos. No solo ofrece oportunidades para colaborar, sino que proporciona perspectivas sobre China que difícilemente se podría conseguir de otra forma. Por ejemplo en el Boletín de Septiembre 2008 se puede leer un reportaje sobre "Un Día en la Vida de una Familia de Acogida de Love without Boundaries" - precioso.

A mí, personalmente, me ha emocionado el poder conocer a través de los relatos de representantes de Love without Boundaries a las personas Chinas que trabajan tanto para conseguir mejoras en sus orfanatos, que se preocupan tanto por los niños que tienen a su cargo. Sé que han llegado a las noticias internacionales historias que estremecen - pero hay que conocer el otro lado de la realidad - porque como en todo el mundo, hay personas de todo tipo.

Otra cosa es la posibilidad de ver las caras de los niños que están aprovechando de cada oportunidad que se les proporciona. Me encanta ver lo guapos (y guapas) que se quedan después de operarse, como disfrutan de sus familias de acogida mientras esperan reunirse con sus familias permanentes y como algunos están destacando en sus estudios y llegando a secundaria e incluso la universidad (hay un programa de becas para niñas de familias pobres).

Me quedé helada cuando leí hace poco como una madre China, al oir hablar de la llegada de trabajadores de Love without Boundaries viajó a la zona con su niño en brazos para pedir ayuda médica. Cuando le dijeron que el pequeño todavía era demasiado pequeñito para operarse, se deshizo, rogando su ayuda porque sabía que sus familiares estaban en contra de quedarse con una niño con problemas de salud. "Amo a mi bebé," dijo llorando. De ese encuentro y otros muchos con campesinos que llegaban pidiendo ayuda, ha nacido el "Unity Fund" para ayudar a tantas familias que buscan la forma de mantenerse junto con sus hijos.

Sé que hay más grupos como Love without Boundaries trabajando en todo el mundo - algunos ya tienen su enlace aquí en el blog. Sería estupendo si los que tienen experiencia con otras organizaciones podrían dejar alguna información aquí en los comentarios.

Mientras tanto, si alguién quiere recibir en español el boletín de Love without Boundaries, envía un correo a blpadilla@hotmail.com y le pondré en contacto con los organizadores.

Las imágenes son de la página web de Love without Boundaries.

6 comentarios:

Silvana y Carlos dijo...

cada vez conosco mas gente comprometida con el país de sus niños, el lazo que se establece es muy profundo y creo que ninguno puede olvidar las caritas que allí quedan. Y todos sabemos que nuestrso hijos, llegan a nosotros a través de la pobreza y en la mayoría de los casos de la impotencia de unos padres que no pueden mantener y mucho menos brindar un futuro. Uno va comprometiéndose con esa realidad y sé que algún día mis hijos pensarán en su padre biológico y en la injusticia que sufre la gente de su país. Creo que eso nos lleva a que quedemos emparentados con su gente y que siempre estemos dispuestos a hacer algo. Es una de los tantos regalos de vida que me ha dado esta adopción , la posibilidad de hacer algo , de conocer que es posible, de conocer gente que trabaja por la gente, recuperar el sentido de que algo podemos hacer, de que las cosas se pueden mejorar, cambiar y que un pequeño aporte es util hace que uno se llene de fuerzas y esperanzas. Cuando uno cree que es necesario una gran fortuna , cuando uno cree que los que ayudan son gente adinerada u ociosa, pierde la motivación por hacer algo porque cree que nada llega , que uno solo no puede, pero el camino de la adopción te va llevando a ese mundo de hormiguitas que aunan esfuerzo y que te llenan de energía y se vuelve a creer en la gente .
Hay muchos proyectos en Etiopía , llevado a pulmón por madres.
Eso es alentador, desde nuestro lugar de padres adoptantes, donde sabemos que nuestra felicidad tiene origen en una historia dolorosa e injusta , no podemos olvidar a los que alli se quedan .
Un besote, hay que encontrar la manera de hacer algo, aunque sea difundiendo aquellos proyectos u obras que llegamos a conocer, difundiendo realidades que muchos desconcoen . Creo en el boca a boca, para crear conciencia, y creo que creando conciencia damos el primer paso para muchos otros.
Un beso

Bego dijo...

Hola Brenda,

Soy Bego, hace tiempo nos intercambiamos unos mensajes de blog a blog.

Acabo de descubrir la organización "Love without Boundaries" a través de tu artículo y me ha gustado mucho saber de su existencia y todo lo que hacen por los niños. Me voy a leer el boletín ahora más despacio.

Como pides que te contemos experiencias similares, voy a hablarte un poco del proyecto en el que ando embarcada e ilusionada desde hace unas semanas. Se llama Asociación Abay (www.asociacionabay.org), y es una ONG que hemos creado un grupo de padres que hemos adoptado en Etiopía (o estamos en ello, como yo, que aún no tengo asignación) y que sentimos un vínculo especial con el país del que vienen nuestros hijos, y que queremos mantener ese vínculo y que nos sirva para hacer cosas por el país y sobre todo por los niños de allí, los que se quedan, y que son el futuro y la esperanza para que esa preciosa tierra salga de la situación de pobreza en la que se encuentra.

De momento tenemos en proyecto la reconstrucción de una escuela en la región de Bacho Walmara, a 35 kilómetros de Addis Abeba, es una escuela sin nada, donde los niños se sientan sobre piedras y no tienen absolutamente nada para escribir o leer. Tampoco tienen ventanas, ni puertas. La verdad es que habría que hacerla de nuevo, pero como de momento se nos queda un poco grande este objetivo, vamos a empezar por poquito. Nuestra intención es nivelar los suelos y comprar pupitres y material escolar. Esto nos va a costar unos 6.000 euros que casi ya tenemos con las cuotas de socios, la venta de lotería y pegatinas bebé a bordo. Ahora tenemos en marcha otras cosas, como venta de camisetas, libros personalizados, calendarios, etc (no me quiero enrollar mucho).
Y como uno de los objetivos es mantener el contacto entre las familias adoptivas, organizamos quedadas en diferentes sitios, como la de este fin de semana en La Albufera de Valencia.

Soy la delegada en Madrid de Abay, cuyo origen se gestó en Valencia y Alicante, pero que tiene vocación nacional. Además, escribo el blog de mayores de Abay (también hay uno de los peques): http://blogabay.wordpress.com

Espero que te guste la iniciativa. Acabamos de empezar y nos queda mucho por hacer, sin embargo tenemos unas ganas y energías enormes y gran ilusión por ver resultados.

Gracias por dejaarme contarlo y por la información de tu entrada.

Un saludo

Bego

Brenda dijo...

Como siempre, me encantan los comentarios. Me alegro de que os guste la entrada y es maravilloso saber más sobre Abay.

Este vínculo que surge entre las familias adoptantes y los paises de orígen de los hijos es de lo más bonito. Pienso que a lo largo de los años vamos a ver un impacto muy importante - algo que pocas personas están tomando en cuento.

¡Gracias!

Brenda

Papa de Efu y Buzi dijo...

Hola Brenda, soy Paco, compañero de la “aventura ABAY” de Bego, en febrero junto mi mujer Charo adoptamos dos bomboncitos mellizos de año y medio en Etiopía. Quería invitar a ti y a tu público a participar en el blog para niños de la asociación: “ABAY de chocolate y vainilla” , que pretende ser punto de encuentro y comunicación de niños como dice su nombre tanto de chocolate como de vainilla. El blog es
http://abaychocolateyvainilla.blogspot.com/

Brenda dijo...

¡Muchísimas gracias Paco!

Iré ahora mismo.

Brenda

googler dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.