martes, 20 de mayo de 2008

¿En Contra de la Adopción?















Es difícil creer que alguién podría estar en contra de la adopción.
Hace poco, leí "Celebrar nuestra adopción" una bonita entrada del blog Pasión por China de José Luis. Hace referencia un artículo que ha salido en la prensa Canadiense que se llama "Explotando la Burbuja de Bebés Chinos". Indica que quizás la adopción internacional está "pasando de moda". Como el reportaje está en inglés, me gustaría comentarlo aquí incluyendo la traducción al español de algunas palabras que considero claves.

Básicamente el artículo se preocupa por los nuevos requisitos que China ha impuesto a los padres que quieren adoptar de su país. Parece que uno de los problemas principales en Canadá es que algunas agencias de adopción podrían estar engañando a los que tienen interés en adoptar en China diciéndoles que las esperas son bastante más cortas de lo que son.

Pero luego, este reportaje incluye información que indica un cambio de actitud a nivel internacional respecto a la adopción internacional. Es algo que he detectado en otras fuentes de información (por ejemplo el libro "Los de Fuera por Dentro")...

Por ejemplo, el reportaje explica que en China hay un nuevo énfasis en la adopción doméstica. "Esta nueva énfasis en la adopción doméstica sigue el espíritu de la Convención de la Haya sobre la Protección de Niños y Cooperación en el Respeto de las Adopciones entre Paises, un acuerdo internacional que ha sido ratificado por 75 países , incluyendo China en 2005. El objetivo principal de la convención es proteger los intereses de los niños a través de la transparencia de los procesos de adopción y así prevenir la corrupción sistémica y el secuestro y la venta de niños. Pero la Convención de la Haya también dice que los niños deben de ser criados - siempre que sea posible - en sus paises de orígen, una posición intuitivamente positiva que también ha hecho más difícil adoptar de paises que han ratificado el acuerdo. En Bulgaria, por ejemplo, un niño sólo puede estar adoptado fuera del país después de que tres familias Búlgaras le han rechazado, y ahora está casi imposible adoptar de ese país."

Esto me parece muy interesante. ¿Sabíais que desde los E.E.U.U. muchos niños salen al extranjero para estar adoptados por familias de Canadá, Escandinavia y Europa? Es decir, que los E.E.U.U. participa en la adopción internacional como "país de orígen", no sólo como "país de adoptantes".

Es que muchas veces tenemos la impresión de que los niños que participan en adopciones internacionales sólo proceden de países que faltan recursos para cuidar de los niños que necesitan hogar. Pero en Estados Unidos, la política de protección del menor se ha desarrollado de tal manera que ahora el énfasis en el bien estar del niño ha llegado a manifestarse en una política que quiere evitar la insitucionalización (incluso la "acogida permanente" si sea posible) a toda costa. Así que ese país con toda su potencia acepta las solicitudes de familias de otras países que quieren adoptar a los niños (generalmente de servicios sociales) que están esperando a una familia.

Entiendo que hay algo "intuitivamente positiva" con el idea de que un niño se debe de criar en su país de orígen. A mí también me parece lo ideal. Sin embargo, vivimos en un mundo que no es ideal y lo que no es justo es que un niño tiene que esperar durante la mitad (o la totalidad) de su niñez para encontrarse con la familia de su vida, por eso E.E.U.U. ha decidido aceptar a las familias de otras paises que quieren adoptar a los niños que no encuentran familia dentro de sus fronteras.

Pero, volviendo al reportaje, Explotando la Burbuja de Bebés Chinos, y su analisis de un posible "cambio de actitud" hacía la adopción internacional y los posibles causas. Mencionan el caso de corrupción detectado en China en la provincia de Hunan en 2005 cuando 50 personas fueron detenidas por el tráfico de bebés y su posterior venta a orfanatos.

"Para China, podría ser más sencilla entonces simplemente cerrar el programa que prestar atención a sus deficiencias. Si es así, Elizabeth Bartholet (profesora de derecho de la Universidad de Harvard y directora de un programa pro-derechos de los niños) lo ve como un enorme paso hacía atrás para el principio de la adopción internacional, y es un paso que ella cree facilitado por los mismos grupos que deben de estar a favor de los niños. En un trabajo que será capítulo de una antología que se llamará "Mercados de Bebés", Batholet cita a la preferencia para la adopción doméstica de dos gigantes internacionales de los derechos de los niños, UNICEF y Naciones Unidas. La política de UNICEF situa la adopción internacional justo encima de los cuidados institucionales en su lista de opciones preferidas para niños huérfanos, diciendo que la acogida permanente con una familia en el país de orígen es preferible a la adopción internacional. Un trabajo en su página web proclama: 'Falta de regulación y vigilancia, particularmente en los países de orígen, junto con la posibilidad para ganancias financieras ha hecho crecer toda una industria alrededor de la adopción, donde las ganancias, en vez de los intereses de los niños, son los protagonistas.'"

Creo que tenemos que reflexionar sobre esa última frase. ¿Es así?

Ya sabeís que estoy muy a favor de la adopción - tanto la nacional como la internacional, pero tenemos que también estar 100% a favor de todas las precauciones necesarias para evitar que el dinero sea el protagonista de incluso una sóla adopcion:

"El 25 de Abril, el Associated Press (agencia de prensa como Efe) dejó escapar un informe de la embajada de E.E.U.U. en Hanoi (Vietnam) diciendo que había un pandemico de compra de bebés y corrupción en el sistema Vietnamita, citando el ejemplo de como una madre que no pudo pagar el hospital vió como vendieron su bebé..."

Comprendo la preocupación de UNICEF. No creo que el fin de la adopción internacional sea la respuesta. Pero algo hay que hacer.

Ante todo, tenemos que estar informados sobre este mundo en el que nos hemos metido. ¿Porque? ¿Porque no simplemente meternos en nuestros hogares con nuestros hijos para disfrutar de nuestras familias? Porque estas actitudes y tendencias que están formando ahora mismo afectarán a nuestras familias a lo largo de nuestras vidas.

Creo que tenemos que formar parte del debate.

Imaginamos que la adopción internacional recibiera la clasificación definitivo de "neocolonialismo" (como algunas activistas están sugeriendo hoy en día), que fuera ilegalizada, terminada. Encima del daño que se haría a tantisimos niños sin familia, creo que sería dañino para nuestras familias también. Veamos:

"Este cambio en la cara de los niños adoptados refuerza un cambio ideológico a mano; el ideal de pueblos globales sin fronteras, donde los niños se podrían criar en cualquier hogar con amor parece estar cada vez más fuera de modo, visto por algunos como una forma de neocolonialismo que choca con lo que sería políticamente correcto. En los Estados Unidos, la Asociación Nacional de Trabajadores Sociales Negros (NABSW) ha llamado la adopción transracial una forma de "genocida". Pero otras investigaciones sugieran que los niños que no se adoptan y que se quedan indefinidamente en acogida o en instituciones corren el riesgo del desempleo, la cárcel y de enfrentarse a un futuro negro.

"Elizabeth Bartholet de la Universidad de Harvard, es madre adoptiva de dos hijos mayores de Peru y ve en esa nueva aislación cultural repercusiones peligrosos. 'Lo que pasa a los niños que no llegan a estar adoptados no es que se quedan en maravillosas casas de acogida. Muchos se quedarán en los orfanatos o acabarán en la calle con mucha probabilidad de morir jovenes o de tener una vida terrible. No estoy segura como eso es mejor que estar adoptado por una cariñosa familia extranjera,' dice. 'Hay muy poca evidencia para las reclamaciones raciales y nacionalistas esencialistas. Si desanimamos la adopcion internacional, animamos los embarazos subrogadas, animamos las intervenciones médicas. Estamos animando a la gente a reproducir gente blanca. Es un prejuicio racial."

Bueno, el reportaje de Canadá es muy largo y no puedo traducirlo todo. Espero que los trozos que salen aquí sean útiles e interesantes.

¿Cuál debe de ser nuestro papel en todo esto?


2 comentarios:

José Luis dijo...

Gracias por la traducción de los estractos del artículo canadiense (y por el inmerecido elogio a mi blog ;-)
A mí también me preocupa "la imagen" que en la sociedad se puede generar de la adopción internacional, interracial, interétnica o como se le quiera llamar.
Soy también de la opinión de que un niño sin una familia que le quiera es y será infinitamente menos feliz que en un orfanado (institucion, casa de acogida o como con cualquier otro eufemismo se refiera)
En nuestro caso particular, vimos con claridad que no merecía la pena someterse a un complejo, largo y "alambicado" proceso de fecundación artificial mientras hubiese un niño sin familia.
Hay un cierto atavismo en esa obsesión de la perpetuidad genética. También prejuicios raciales.
Este mundo globalizado hace posible la adopción entre países y esa misma globalización desdibuja las identidades raciales y culturales, que para algunos son tan importantes. Más importantes para algunos que la simple, sencilla y sana relación armoniosa de personas que comparten amor,que es más humano e importante que los rasgos y los genes, que es algo biológico simplemente.
Ver en la adopción internacional una forma de neocolonialismo, es aparte de una estupidez, una forma de proponer una pureza identitaria (ya sea cultural o racial) que no es sino racismo y miedo a la mezcla.
La corrupción en las adopciones es otro tema diferente que no debe , en mi opinión, servir de coartada para descalificarla globalmente. Donde hay corrupción, se debe actuar con dureza y contundencia, sin contemplaciones, pero sin perjudicar las oportunidades de que niños sin familia tengan la oportunidad de tenerla.

Saludos

Brenda dijo...

Gracias por el comentario, Jose Luís. Muy bien dicho todo.

Ese artículo todavía me está dando algo para pensar. La primera vez que leí un libro que giraba alrededor del idea de que la adopción internacional era una forma de "neocolonialismo", me pareció increíble. Leí todo el libro porque esta escrito por adoptados transraciales adultos y pensaba que valía la pena escharles.

Entiendo su punto de vista - sobre todo porque en ese libro hicieron claro que no querían acabar con los programas de adopciones internacionales, reconocieron lo bueno que la adopción había sido para ellos. Sólo querían animar a la gente a pensar más en las condiciones que obligan a unos a dar a sus hijos en adopción, en la injusticia que sufren algunos sólo por ser pobres, por ejemplo...

Sin embargo, ver ese concepto en un artículo de prensa, sin profundizar, sin relativizarlo - me parece fuera de lugar...

Bueno, lo más seguro es que haré otra entrada en el blog con más ideas.

Gracias de nuevo,

Brenda