viernes, 6 de marzo de 2009

Más Motivos para Hablar

"¿Se Acumulan los Problemas? Pequeñas tensiones pueden causar grandes conflictos"

(Nota: Este texto ha sido revisado.)
El primer libro sobre la adopción que leí fue la de la activista Sherrie Eldridge, "Twenty Things Adopted Kids Wish Their Adoptive Parents Knew" (Veinte cosas que desearía que mis padres adoptivos hubieran sabido).


Es un libro que te hace pensar... sobre todo pensé en la posibilidad de que algún día mi hija lo leyera. ¿Que pensaría? ¿Podrían las perspectivas de Sherrie colorear sus perspectivas sobre la adopción? ¿Se sentiría identificada con Sherrie? ¿Esto sería positiva o negativa?


Desde entonces mi colección de libros ha crecido y con ella, mi curiosidad sobre la posible respuesta de mi hija algún día - incluso si no leyera nunca esos libros ¿Que podrá pensar al ver tantos títulos relacionados con la adopción en la estantería?


Mi esperanza es que la información que tengo sea un tesoro para ella si en algún momento esté buscando respuestas o simplemente información. La mayoría de los libros que tengo yo proporcionan una visión equilibrada sobre la adopción. Proporcionan respuestas bien pensadas e investigadas para muchas preguntas.


Sin embargo, en esta “Sociedad de la Información” mi hija tendrá a su disposición no sólo esos libros míos sino que todo tipo de información, gracias a Internet, y de eso se trata este escrito.


Hace poco uno de vosotros me escribió para recomendar que viera una página Web que le dejó con “mal cuerpo". La página se llama Heather Rainbow y está hecho por una mujer de EE.UU. que dio a su hija en adopción bajo circunstancias que me parecen sospechosos. Dice que el médico y los servicios sociales la presionaron para firmar los papeles y les acusa de haberla secuestrado a la niña... Lo que pasa es que en Estados Unidos, la norma hoy en día (que yo sepa), e incluso hace 10 años cuando ocurrieron estos hechos, es que después de firmar los primeros papeles, la madre tiene que volver a firmar algunos días después ante un juez, así que...


Pero bueno, el hecho es que esta mujer ha hecho una página bastante completa. Quiere alertar el mundo entero sobre la maldad y los peligros de la adopción. Nos proporciona enlaces a una larga lista de páginas Web que parecen tener su mismo fin.


Y pregunto: ¿Que pasará algún día cuando nuestros hijos estén buceando en la Web y se encuentran con páginas así sobre la adopción?


Desde uno de los enlaces de Heather Rainbow, se lee:


"La adopción es un acta estremecedora y devastadora contra una madre y su hijo. Jugar con el primer y más importante vínculo y romperlo es una tragedia. Como sociedad aceptamos un montón de mitos para hacerlo parecer feliz. Ojala que fuera así."


De allí, los enlaces nos llevan por un laberinto de dolor, enfado, rábia, tristeza, depresión. Podemos conocer caso tras caso de padres o madres que han dado sus hijos en adopción y que se sienten engañados. Son testimonios al sufrimiento.


Sé que ese sufrimiento es real. Sobre todo después de haber visto el sufrimiento y la melancolía de mi querida tía, reconozco que el sufrimiento por parte de los que han tenido que soltar - por un motivo u otro - a un hijo. Sin embargo también sé que hay otro lado de la historia – que muchos padres biológicos también han encontrado en la adopción una solución que les haya funcionado. A pesar de sentir tristeza y dolor, están satisfechas con el sistema, el proceso y los resultados.


Pero ojo – no son sólo padres y madres biológicos que difundan malas noticias sobre la adopción en Internet. La Web está repleto de historias negativas por parte de hijos adoptados: personas que no llevan bien con sus familias adoptivas, que han sufrido una mala experiencia de verdad o que simplemente han decidido que la vida no ha sido justo con ellos.

Vi una vez una página hecho por personas adoptados que se identifican como “secuestrados” y no porque haya indicio alguno de que hubieron sido secuestrados sino simplemente porque fueron adoptados de países en vías de desarrollo y así han concluido que los no fue justo que sus padres biológicos les perdieron por el sólo hecho de ser pobres… y páginas así hay cada vez más. Son de personas que por un motivo quieren compartir su visión con los demás.


¿Como debemos de reaccionar los padres adoptivos ante estas iniciativas?

¿Cerramos los ojos? ¿Vivimos en una burbuja de felicidad con nuestros hijos – por lo menos hasta que hayan llegado a la mayoría de edad? ¿Cruzamos los dedos y esperamos que nunca se enteren de que existen tal tipo de información?


Mejor que no. Como siempre, recomiendo que nos informemos y que hablemos con nuestros hijos a la medida que vayan creciendo. Hay que:


Conocer la Realidad


Mejor que nos enfrentemos directamente con esos fenómenos negativos que nos pueden afectar de manera tan íntima. Mejor saber que es lo que se dice por allí en el mundo virtual para poder tratarlo una vez que nuestros hijos sean lo suficientemente mayores como para requerir más información sobre la adopción.

El fenómeno que estoy comentando en este escrito es – todavía – principalmente de Estados Unidos y el norte de Europa, pero llegará a publicarse en Español, de esto estoy segura. Todo llega aquí.

Todavía en España hay unos valores que no permitan tanta crítica a la familia. Por mucho que os parezca que la cosa esté cambiando (y lo es) todavía los padres aquí disfrutan de muchísimo más respeto que sus homólogos en EE.UU., por ejemplo.

Sin embargo, mientras vaya creciendo la “cultura de la adopción” aquí en España, llegarán perspectivas muy distintas y para eso nos estamos preparando cuando nos atrevemos a informarnos sobre los que están diciendo “por allí” aunque nos de “mal cuerpo”.

Explicar la Realidad


Es un hecho que las malas noticias tienen más cobertura que las buenas. Es una buena idea comenzar a educar a nuestros hijos sobre ese aspecto de la realidad desde pequeños. Es útil que todo el mundo - y no sólo las personas adoptadas - sepa el valor de buscar lo bueno y de minimizar lo malo de una forma saludable (no como estado de negación) - es decir, ser positivas y optimistas.

La cruda realidad es que la adopción no es un cuento de hadas para todo el mundo – igual que crecer en tu familia biológica no es un cuento de hadas para todo el mundo.

Piensa un momento en lo que significa eso. Sin minimizar cualquier reacción que nuestros hijos puedan tener al enfrentarse a los hechos de su adopción, a la pérdida de raíces, la imposibilidad de parecer físicamente a los miembros de su querida familia adoptiva, por ejemplo – hay que esforzarnos en explicarles que pueden elegir su respuesta a estas situaciones.

No son simples peones en el gran juego de la vida, esperando la próxima jugada. Pueden elegir una vida que gire alrededor de su adopción (y los hechos menos agradables) como si fuera el hecho principal de su vida – o pueden elegir una vida que acepta el pasado para seguir adelante y disfrutar de lo que tienen en vez de obsesionarse con lo que no tienen.

En mi opinión, el poder elegir es el principal mensaje que tenemos que transmitirles para que no caigan en la trampa que les tiende los “victimistas”.

No tenemos que negar los hechos que puedan haber sufrido esas personas (como Heather Rainbow), de hecho es mejor reconocerlos y aceptar el dolor que representan. Pero de allí, tenemos que enseñar a nuestros hijos el camino hacía la superación.


Guiarles por la Realidad


Sé que esto puede extrañar a algunos, pero pienso que es incluso recomendable conocer juntos con nuestros hijos (una vez que tengan la edad adecuada) algunas de esas páginas Web.

Igual que nos recomiendan los "expertos" que veamos la televisión juntos con nuestros hijos, que buceemos juntos en Internet, que comentemos juntos las noticias para ayudarles a ampliar sus perspectivas y poder comprender las complejidades de este mundo en el que vivimos - también podemos explorar juntos el mundo de la adopción.

Mejor no dejarlo al azar. Mejor conocer la realidad juntos para comentarla y trazar entre padre/madre e hijo el camino más feliz que pudiera haber escogido el autor de cada página.


Cultivar el Carácter

Cultivar el carácter es imprescindible para todo el mundo, con un valor añadido para la persona adoptada que podría enfrentarse con conceptos y sentimientos encontrados a veces.

Es fundamental tejer un carácter fuerte con criterios, porque la verdad es que de una forma u otra nuestros hijos van a chocar con el tema de la adopción durante el resto de sus vidas. Desgraciadamente, las perspectivas y experiencias negativas existen y para eso mejor que vayan bien equipados desde dentro.
Por eso, y muchos motivos más, hay que hablar… y hablar… y hablar.

Nota: Este texto fue revisado unas horas después de su publicación.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta leerte, supongo que como a otros padres porque nos vemos en el mismo espejo del compartir con nuestros hijos/as el día a día,ayudarles a pasar la vida con su mochila que tambien es la nuestra ,al menos yo pienso así poque es mi hija y es parte de mi,estoy de acuerdo en que hay que hablar...hablar... con ellos aunque a veces ya lo sabeis la práctica es muy cruda y difícil,pero somos fuertes y ellos con nosotros tanbién,la mejor medicina pensar en positivo y mirar siempre adelante.


saludos a todos.

martin.

Brenda Padilla Ericksen dijo...

Gracias Martín.

"Pensar en positivo" debe de ser el slogan de todos. ¿No crees?

De nuevo ¡Gracias! Me encantan los comentarios.

Brenda

Anónimo dijo...

Tu escrito me ha hecho reflexionar mucho. Enfocar nuestro día a día desde lo positivo, desde lo que tenemos y no desde lo que nos falta parece sencillo, pero no lo es. Muchas veces me siento desbordada por mi hija. Cuanto más la conozco más veo la complejidad de su psicología, a lo que sumo la indiferencia y presión del sistema docente , prejuicios...etc. Al final pienso que la educación en positivo de mi familia, pasa por la reeducación mía ( frenar el exceso de responsabilidad, bajar el nivel de expectativa en muchas áreas de nuestra vida...) por crear más espacios para la risa, para confianza en la vida... Yo que no soy creyente, descubro una necesidad de formar a mi hija en valores espirituales que den valor a su yo profundo, que le den herramientas para comprender y aceptar su historia. Pero todo pasa por mi misma, por formarme, por buscar sitio para el silencio y la reflexión. Por todo esto te agradezco tus meditados escritos y por ofrecernos distintos puntos de vista y nuevos temas para pendar.

Elyismagic dijo...

Brenda un beso muy grande para ti :)))))))

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Rosa dijo...

Hola Brenda, ayer encontre tu blog en la red, y doy gracias a Dios de haberlo hecho, no puedo dejar de explorar toda la valiosa información que hay en ella. Tengo una hija adoptada y soy soltera, para mas vivo en un pais en vias de desarrollo, creo que hasta ahora la estoy llevando bastante bien y estoy convencida de que a partir de ahora me irá mejor... Gracias por todos tus escritos en estos dos días aprendí tanto!!! Tambien me reconforta saber que la mayoria de mis actitudes frente a cada situación fueron bastante acertadas!! Mi hija tiene 5 años y los temas mas difíciles empieza a planterme ahora....
Gracias!!!