lunes, 11 de junio de 2007

NO al Fracaso

(foto de la Tribuna de Albacete)

No lo aceptaré.

Ha salido otro artículo sobre el fracaso en las adopciones en españa y aúnque sé que no todo puede ser perfecto en esta vida, no aceptaré que la tasa de fracaso aumentará. No tiene que ser así - no tenemos que dejar que sea así.

Este fin de semana me pregunté si debo seguir con este blog - el español no es mi lengua materna. ¿Que hago yo, intentando abrir debates e informar a los demás de las cositas que estoy descubriendo mientras voy explorando el mundo de la post-adopción?

Pero, al leer esta noticia, estoy más convencida que nunca que mis fallos gramáticos no importan si una sola persona encuentre un trocito de información o algún idea aquí que le ayude.

Os dejo aqui el artículo - pero fíjense en las palabras de Amparo Valcarce, secretaria de Estado de Servicios Sociales, que no cree que problemas de fracaso van a aumentar en españa. Dice que "Estamos a tiempo de resolver y prevenir posibles problemas de futuro".

Quizas sería mejor no dejar esto sólo en manos del gobierno. Todos podremos colabarar. Cada familia cuenta. Cada niño cuenta. Pensamos que sí 1% de las adopciones acaban en ruputra - 99% siguen intacto. Y si, como dijo El País en enero, 2007, el 20% de las familias adoptivas no acaban en "una buena convivencia"- pues entonces en 80%, la cosa va bien.

Creo que he leído que las cifras del fracaso en familias adoptivas es MENOR que en familias biológicas. Intentaré encontrar la fuente... Mientras tanto, lo importante es que el 80% de nosotros busquemos la forma de apoyar a los otro 20% como sea. Para que todos seamos lo más felices posibles, colaboremos en la creación de lazos fuertes entre padres e hijos/as. Aprendemos juntos a conocer los paises de dónde vienen nuestros hijos y apreciar a los que les han hecho llegar a nosotros. Exploramos juntos las mejores formas de ayudar a nuestros hijos a construir su identidad aquí en españa para que sean fuertes, positivos y enriquecidos por todo lo que les ha venido hasta ahora.

Y una cosa: mi objetivo principal aquí no es combatir el fracaso, sino apoyar el éxito - la felicidad, el amor y la comprensión en nuestras familias. Pero como el tema surge una y otra vez en la prensa, tampoco pienso a dejarlo sin tocar.

(hacer clic sobre el títular para ir a la página de la Tribuna)

ADOPCIONES FALLIDAS
de la Tribuna de Albacete

El 1% de los adoptados vuelve a vivir un segundo abandonoSe producen pocos casos en los que los padres deciden ‘cambiar’ al menor que han acogido, pero esta situación supone un drama para los niños y adolescentes que la sufren.


EFE / MADRID
Los casos son pocos -apenas el uno por ciento del total- pero los niños y adolescentes que tienen la desgracia de vivir este drama suman un segundo abandono a la tragedia del primero. Son las adopciones fallidas, la historia de un fracaso y el resultado de una acumulación de riesgos.

En 2005 -no existen datos oficiales posteriores- se registraron en España unas 6.000 acogidas, de las cuales, según la Secretaría de Estado de Servicios Sociales, Familias y Discapacidad, el 90 por ciento fueron internacionales, desde países como China, Rusia, Colombia, Etiopía o Ucrania.

De ese total, organizaciones y estudiosos de esta situación coinciden en situar el porcentaje de fracasos en torno al uno por ciento, pero no descartan que pueda ser mayor por los casos ocultos de niños y niñas rechazados por sus familias adoptivas y que son enviados a internados o instituciones similares.

Jesús Palacios, catedrático de Psicología Evolutiva en la Universidad de Sevilla y estudioso del problema, cree que, como ha ocurrido en otros países, el porcentaje aumentará en los próximos años. «Sería lo lógico», dice, porque se tiende a que haya más adopciones internacionales. Y sitúa el aumento entre el tres y el cinco por ciento.

En los últimos años, destaca el experto, ha habido unas 30.000, lo que supone, tras aplicar ese uno por ciento, unas 300 fallidas. «Una cifra nada despreciable», apostilla.

«Hemos llegado tarde y corriendo a la adopción internacional -añade Palacios-, convirtiéndonos en uno de los primeros países del mundo en número. Lo lógico es que aquí ocurra lo mismo que fuera, y que las fallidas aumenten».

Amparo Valcarce, secretaria de Estado de Servicios Sociales, no cree que sea así, «porque -dice- se están tomando medidas para atajarlo». «Estamos a tiempo de resolver y prevenir posibles problemas de futuro», agrega.

La impresión de Francisco J. Rúa, coordinador general de CORA (Coordinadora de Asociaciones en Defensa de la Adopción y el Acogimiento), es que el índice «debería ir disminuyendo paulatinamente con el tiempo», ya que la formación e información a las familias se ha potenciado en las regiones, competentes en materia de adopción.

NUEVA LEY. El Gobierno trabaja en un proyecto de ley para regular la adopción internacional que impulsará medidas preventivas para paliar el drama, además de apostar por una mejor coordinación entre las administraciones y por mecanismos de apoyo a las familias antes y después de que la adopción sea efectiva.

En lo que sí coinciden todos es en dejar claro que la adopción «funciona de manera satisfactoria» y con garantías, afirma Palacios, y que los casos fallidos «son pocos, pero dolorosos», según Valcarce. «La frustración es doble para los adoptados. También para los padres. Siempre es traumático», continúa la secretaria de Estado.

En cualquier caso, los niños doblemente abandonados regresan a la tutela de las administraciones públicas, y pueden ser objeto de una nueva acogida. Nunca serán devueltos a sus países de origen, pues cuando vienen lo hacen ya con pasaporte español.

Fin de artículo.

Pronto pondré por escrito mi próxima "historia de amor" que detalla la ruptura definitiva de una familia -He hecho un poco de investigación para tener más detalles y creo que servirá para tranquilizarnos - por que se ve que hay señales muy claros desde muy pronto que nos puede indicar si hace falta apoyo.

Creo que las estadísticas sobre el "fracaso" son poco constructivas si no se acompañan de más información. Y, una cifra nunca nos debe de indicar lo que será - sino lo que podría ser si no hacemos nada.

3 comentarios:

Chema dijo...

En este asunto yo creo que hay que tener en cuenta que muchos padres no son conscientes de la responsabilidad que supone adoptar.

Brenda dijo...

Tienes toda la razón.

Me ha interesado mucho saber que hay investigadores que nos dividen a las familias creadas o ampliadas por adopción en 2 grupos:

1. los que rechazan el idea de ser diferente y que sus hijos podrían tener necesidades especiales

2. los que reconocen diferencias y así crean un ambiente abierto para sus hijos, para sus búsquedas, sus preguntas, sus dudas.

Ya han visto la importancia de las segunas y los problemas que crean las primeras.

Si ya sabemos esto ¿por que no se tiene esto en cuenta para informar bien a todos antes de empezar el proyecto?

Supongo que esto es el tipo de cambio que veromos en el futuro. Pero me da lástima que algunos niños y sus padres han tenido que sufrir fracaso para que hubiera cambios en la forma de ver todo esto.

Gracias por tu comentario, Chema.

Ana dijo...

Hablar del fracaso en adopciones en un tema tabú en la sociedad. En las adopciones se busca que los padres adoptivos aparezcan como demasiado buenos, que den lo que la familia biológica no pudo dar. Es como que la familia adoptiva cargara con la cruz de la familia biológica, es mucho peso para ellos.
Otro tema del cual no se habla en la sociedad es de los fracasos familiares, cuando una familia tiene que exiliar a un miembro, porque tuvieron problemas y no se entendieron.
El ostracismo sigue existiendo y los adoptados lo padecemos. Mucho fracaso de adopción culmina en la edad adulta. Los psicólogos ven muchos pacientes provenientes de adopciones fracasadas pero no escriben sobre este tema, porque es muy doloroso. Como adoptada y psicóloga, sé cómo se sienten los profesionales de la salud y por qué no escriben, son temas que les bloquean el alma. Me agradaría me avises cuando escribas tu historia de amor, porque me encantaria leerla. En mi blog hay algo sobre el tema de los fracasos de la adopción.