miércoles, 13 de junio de 2007

Cuestión de Origenes

Pronto voy a hablar sobre un artículo que acabo de encontrar y que nos da consejos interesantes para las familias "transraciales" - los que hemos adoptado a un hijo de otra raza que la nuestra. Pero primero, me gustaría colgar otro artículo que salió hoy en mis noticias (abajo izquierda), porque dentro de este trabajo hay un par de comentarios interesantes, hechos por personas que habían sido adoptadas por padres de otra raza. Demuestra un sentimiento que encuentro muchísimo en la literatura sobre la postadopción cuando hablan estas personas que han sido criadas en familias de transraciales.

El artículo que he encontrado y que compartiré pronto (es largo y sólo en inglés así que voy a buscar una forma de hacerlo por partes) nos ayudarán a paliar esa sensación de soledad y de ser tan distinta que sienten los personajes que salen en este artículo.

Como siempre, sólo tenéis que hacer clic sobre el títular para ir directamente a la página web de la fuente, en este caso "Diario Directo".


12-06-2007 12:04:56
Huérfanos de la Guerra de Vietnam acogidos por familias estadounidenses vuelven a su país para adoptar

MADRID, 12 (EP/AP)Huérfanos de la Guerra de Vietnam que fueron adoptados por familias estadounidenses acuden ahora al país asiático para adoptar niños, como constatan las agencias locales especializadas en la gestión de estos trámites en el país asiático, que han registrado un incremento de las solicitudes por parte de ciudadanos americanos de origen vietnamita.

Según declaró la responsable de las adopciones en Vietnam de la agencia Dillon International, Jynger Roberts, "resulta mucho más fácil para los niños y los padres porque pueden relacionarse mejor con el menor y entender por lo que ha pasado".

"Las cifra exacta es difícil de concretar", explica Roberts, que reconoce que desde que se levantó la moratoria de tres años que antes debían superar los residentes estadounidenses para poder adoptar en el país asiático, el número de huérfanos adoptados en Vietnam se ha visto incrementado.

Este es el caso de Tami Herman, que perdió a su familia en el conflicto armado y fue acogida en Estados Unidos. A sus 33 años, ha realizado el mismo viaje que ya hicieran sus padres adoptivos, y ha acogido a una niña de siete meses que atravesaba la misma situación de soledad de la que ella fue víctima cuando nació.

Sin embargo, no quiere que toda la historia se repita. Cuenta que en su infancia tuvo que superar el hecho de ser "la única asiática" en su entorno, y aceptar la idea de ser distinta no sólo a los demás niños, sino también a las muñecas pues no contaba con juguetes que reprodujeran los rasgos propios de su lugar natal. "Quería encajar desesperadamente", declaró Herman a AP.

Ahora, fundada su propia familia, junto a su marido americano, Jason, ha instalado en su casa del centro de Missouri una habitación llena de muñecos y ropas tradicionales de Vietnam con la intención de que, lejos de sentirse desplazada, su hija se sienta orgullosa de tener un origen diferente.

La niña, de nombre Olivia, fue abandonada por sus padres en un orfanato de Kien Giang, en el Delta del Mekong, lugar hasta donde se trasladó el matrimonio a través de la agencia internacional Children''s Hope. Cuatro de las siete parejas que viajaron con ellos para adoptar en Vietnam, estaban formadas por personas nacidas en aquel país.

"La conexión es más profunda que cualquier otra razón psicológica", explicó Herman, para quien existen con su hija vínculos relacionados con su origen común y con "una historia compartida que fortalecerá los lazos familiares".

En los mismos términos se expresó el trabajador social de Harrisonburg (Virginia), Rob Slaubaugh, que fue uno de los cientos de niños vietnamitas evacuados los días antes del bombardeo estadounidense en Saigon (1975).

Llegó a Chicago y fue criado en una granja en Dakota del Norte, junto a la frontera canadiense donde, afirma, "no había otro asiático en dos estados". Cuando tomó la decisión de adoptar un niño no lo pensó. Él y su esposa acordaron acudir a Vietnam, de donde volvieron a finales de mayo con Ben, un niño de dos años. "Tenemos un origen común, los dos fuimos abandonados por nuestras madres en el hospital y eso es un vínculo muy fuerte", declaró.

No hay comentarios: